El miedo lo hace uno mismo

El coletazo del gobierno contra la familia Abinader Corona es una demostración de bajeza política que demuestra cómo se nos quiere manejar con un narigón, como si fuésemos bueyes viejos a los cuales se les permite pastar en la yerba seca y rubia, hasta que los llevan al matadero.

Al matadero electoral no vamos. El Partido Revolucionario Moderno conoce todas las trampas, zancadillas, bajezas, mentiras, compra de conciencias, uso del poder militar y policial, uso del poder mediático, con fines de mantenerse en el poder.

Los números no mienten salvo que sean cosmetizados, como acostumbran los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), sus seguidores, sus sustentadores, sus favorecedores, sus beneficiarios de negocios sucios, ocultos y corruptos. Por eso ahora, cuando el pueblo despierta, cuando los números cambian como la arena de un reloj político inexorable, hay quienes recurren a cualquier trampa, bajeza, vileza, mentira, con tal de continuar el engaño al pueblo. Se juega al miente miente, que algo queda.

Aún no hemos visto de cuántas triquiñuelas son capaces, de cuántos fuegos fatuos crearán, de cuántos espejismos fabricarán cuando sigan destapándose las informaciones públicas de sus fechorías.

El uso y manejo de los fondos públicos con fines politiqueros atenta contra las arcas públicas, constituye un delito que aumenta la pobreza, la marginalidad, la falta de medicinas en los hospitales, de créditos para los agricultores.

Estos perversos que manejan el poder a su antojo, entienden que sus malas acciones son olvidadas con otro escándalo. Sólo saben actuar como una pandilla de maleantes, de gánsteres, como una asociación de malhechores.

Borrachos de poder parecen convencidos de que sus acciones son correctas y aceptadas por el pueblo, nada más falso. Cada día el pueblo rechaza el festival de actuaciones donde se irrespetan y se violan todas las reglas, todas las leyes, todos los principios morales.

El Partido Revolucionario Moderno tiene muy claros sus propósitos, por ello habla y pregona la creación de políticas que beneficiarán al pueblo en empleo, alimentación, salud, educación, seguridad.
A los desaguisados del gobierno Luis responde con propuestas sensatas, lógicas y viables, que se contrastan con el mal gobierno que sufrimos y ello provoca el aumento de las simpatías y la voluntad del voto en favor del PRM.

En mi infancia salí al patio una noche y grité a mi abuelita Rosario para que me protegiera del fantasma. Ella salió. Caminó hacia el fantasma y quitó una sábana blanca colgada en el secadero de ropas. Esa noche me enseñó que “el miedo lo hace uno mismo”.

Este gobierno sabe a qué le tiene miedo, a una realidad que aumenta y se convertirá en un sunami de votos en favor de Luis y el Partido Revolucionario Moderno.