El ministerio pastoral

Según estudios, en Estados Unidos la presión cardíaca es la causa principal de muerte entre los pastores protestantes. El pastorado quedó en tercer lugar como trabajo de mayor tensión.
Acorde con la Universidad de Harvard, cada año mueren 120 mil personas a causa de estrés por trabajo.
El estrés produce presión alta, diabetes, perdida de sueño, aumento de peso y caída de la defensa.
Cada 40 segundos, en América muere una persona por el corazón.
Cada mes, 1,700 pastores abandonan el ministerio en Estados Unidos.
“El 70 por ciento de los pastores lucha contra la depresión y el 50 por ciento se siente tan desanimado que dejarían el ministerio si pudieran.”, afirma Expastor.com.
Quienes más sufren los problemas del pastor es la propia familia.
“El 80 por ciento cree que el ministerio les ha afectado negativamente, que la iglesia no los valora y que le ha robado la intimidad y el tiempo”.
Uno de los elementos de mayor estrés para los hombres de púlpito es la soledad que ellos mismos experimentan en sus vidas.
Según el estudio, el 70 por ciento afirma no contar con un amigo íntimo en quien confiar.
El 40 por ciento afirmó tener por lo menos un conflicto al mes con algún miembro de la congregación.
A esto se suma los conflictos con las propias organizaciones a las que pertenecen.
La gran mayoría de los predicadores realizan su labor en condiciones muy difíciles.
No cuentan con seguro médico, plan de retiro, salario acorde con las necesidades de la familia o una vivienda propia.
Muchas organizaciones evangélicas aplauden el hecho de que cada año se establecen cuatro mil nuevas iglesias. Lo que no dicen es que cada año siete mil congregaciones, desgraciadamente, cierran sus puertas.