El monto de la deuda

Cuánto debemos? Para el Banco Central US$27,109.8 millones o 44.9% del PIB a septiembre del 2013, llega al número sumando a su propia deuda, la externa e interna del gobierno central, CDEE, Corde, ayuntamientos y otras entidades gubernamentales. El cómputo real es US$35 mil millones, adicionando deudas flotantes, contingentes y la de los bancos Reservas, Bagrícola y Nacional de la Vivienda, según estados financieros auditados. Como no hablo de depósitos y elimino deudas entre instituciones, la diferencia de doce puntos porcentuales del PIB tiene que ver con metodología de cálculo, porque datos y fuentes son iguales. El método oficial de cálculo debería ser el que nos dice la verdad, que no tenemos espacio para nueva deuda, que llegó el momento de recoger los escombros de la violenta explosión de las burbujas del crecimiento de mentira y de la deuda. El que aplica el sencillo principio de que deuda es deuda y suma todos los compromisos del sector público, porque lo demás es sofisticación técnica.

La ingeniería financiera de Organismos Internacionales nos conduce a cálculo sesgado y no debe verse como palabra de Dios, porque luego se lavan las manos escribiendo: “existe una relación causal (negativa la correlación) entre deuda pública y crecimiento”; “el aumento de la deuda reduce el crecimiento”; “el poco crecimiento aumenta la deuda, reduce el empleo y aumenta la pobreza”. No olvidemos que el exceso de gastos para el crecimiento económico desequilibrado causó el déficit fiscal acumulado de RD$333,213.6 millones y el brutal aumento de la deuda en los años 2008-2012. Que a la euforia del ciclo de gastos excesivos y muchos impuestos siguió el actual agujero negro, en el 2014 el Gobierno se endeuda para pagar intereses (RD$71,465.6 millones), del presupuesto dedica poco menos de la quinta parte (18.4%) para amortizar deuda y con préstamos (RD$189,261.2 millones) financia la tercera parte. Un desastre.

Es mejor sobre-estimar que subestimar lo adeudado para alejarnos de la práctica de Ulises Heureaux, razón por la que el gobierno de Alejandro Woss Gil la estimó en US$33 millones o 44% del PIB en 1905, alejado de los US$40,269,404.83 o 54% del PIB según los Estados Unidos, que también creía que deuda era deuda, que debía sumarse la flotante, la contraída por Lilís a muy corto plazo con bancos y prestamistas dominicanos y extranjeros, que renovaba continuamente. La deuda pública de US$35 mil millones o 57% del PIB del 2013 es comparable con el 54% de 1905, la referencia de la Convención de 1907. Aunque los intereses de US$1.2 millones o 40% de los impuestos de 1905 se aleja de US$71,466 millones o 17.8% de los impuestos de 2014, el país podría entrar en problemas si el indicador supera 20%. Estamos en el umbral.

Por el desorden fiscal de Lilís perdimos la soberanía financiera y política en 1905, por el mal manejo del presupuesto en dos ocasiones el FMI asumió la soberanía financiera en el periodo 2008-2012, para evitar que se repita debemos seguir una regla de oro: el gasto público anual debe aumentar menos que la suma de la expansión del PIB y la inflación. En el 2014 el gasto aumentará 10.3% y 9% lo segundo, debió ser lo contrario.