El motor de crisis actual no es solo China, incluye emergentes

Explica que esa caída de las materias primas se debió a un aumento de la oferta de petróleo.
Explica que esa caída de las materias primas se debió a un aumento de la oferta de petróleo.

De los Servicios de Hoy

El motor de la crisis actual no es solo China, país que está pasando por dificultades económicas crecientes, sino también el resto de los países emergentes que, empezando por Brasil y siguiendo con una larga lista en la que están en primera fila Turquía y Sudáfrica, Rusia o Malasia, atraviesan todos por graves dificultades en este momento.
Así lo plantea Juan Ignacio Crespo en un trabajo publicado en el diario español El Mundo, quien advierte que son esos países emergentes los primeros arrastrados por China aunque hasta muy recientemente ese fuera un problema que no se hacía sentir especialmente en Occidente.

Para detectar el inicio del problema, Crespo se remonta a abril del año 2011 en que empieza a caer el precio de las materias primas que, “como es bien sabido, es la principal (y a veces la única) partida de las exportaciones de buena parte de los países emergentes”. Explica que esa caída de las materias primas se debió a un aumento de la oferta de petróleo, mineral de hierro o cobre “muy por encima del aumento de la demanda.

Dijo que el conjunto de las materias primas acumulan una pérdida del 30% respecto a los precios que alcanzaron en el año 2011.

Explica que cuando se busca el responsable final de esa caída de la demanda todo apunta a China que hasta hace poco crecía a tasas del 10% pero ahora ya solo crece al 7% anual.

“Ese crecimiento tan a uña de caballo es lo que ha conseguido que su Producto Interior Bruto se haya multiplicado por 26 en los últimos 37 años y que hayan salido de la pobreza 600 millones de personas”, dijo.
Pero agrega que el problema es que ese crecimiento se ha basado en la inversión (construcción de carreteras, ferrocarriles, industria pesada o vivienda) “y como a toda economía que alcanza un grado de maduración suficiente le ha llegado el momento de cambiar ese modelo y pasar a otro basado en el consumo de las familias. Y es en ese intento de cambio donde todo ha empezado a complicarse”.

ZOOM

Los emergentes

El cambio de modelo chino lleva consigo un menor consumo de materias primas, lo que ha provocado un impacto notable en el precio de estas y el consiguiente problema para las economías de los países emergentes. Ahora estas se encuentran también con un crecimiento mucho menor al del pasado y si no han caído en problemas más graves de los que están a la vista es porque habían aprendido bien la lección de la crisis de 1997/98 y habían acumulado reservas de divisas durante la etapa de bonanza (para ellos, los años 2000 a 2011).