El movimiento de Caamaño estuvo infiltrado por personas enviadas desde Santo Domingo

Jhonny Weber, uno de los hombres de absoluta confianza de Amaury Germàn Aristy, trabajó estrechamente con Caamaño en Cuba

Jhonny Weber, entrañable amigo y compañero de lucha de Amaury Germán Aristy, escuchó callado el mensaje, casi surrado al oído: “Bueno, caballo, tienes que irte para Cuba. Creo que todos debemos irnos a Cuba”. Abandonó el país en 1969, un año después de que lo hiciera el líder de los “Comandos de la Resistencia”.

La situación política estaba caldeada. Weber y Aristy compartían una vivienda en el sector de Cristo Rey, que servía de refugio al grupo de jóvenes que luchaban contra el gobierno de Balaguer. Antes de dejar el país, su camarada y amigo le confió que los organismos de seguridad del régimen tenían instrucciones de asesinarlos a ambos.

“Alguien me dijo que iban a hacer un allanamiento en la zona de Villa Juana, donde yo estaba ese día, con el interés de matarme, no de apresarme. Esa persona me advirtió: vete de aquí, vete”. Durante un tiempo, evadió las redadas en las calles de Santo Domingo, con astucia inusitada: Se agenció de dos carnets, uno del Partido Quisqueyano Demócrata (PQD) y otro del Partido Reformista; complementó su “camuflaje” con un “chamaco” verde olivo.