El mundo vuelve a pedir el fin embargo Cuba, EU dice “no»

El mundo vuelve a pedir el fin  embargo Cuba, EU dice “no»

EE.UU. se quedó prácticamente solo en defensa del embargo y sólo Israel apoyó su postura

Cuba volvió a recibir ayer un apoyo abrumador de la comunidad internacional en su denuncia del embargo estadounidense, con la aprobación en la Asamblea General de la ONU de una resolución que exige el levantamiento de las sanciones y a la que se opuso nuevamente Estados Unidos a pesar del cambio de Gobierno en ese país.

El texto, que La Habana promueve anualmente desde 1992 y que no es vinculante, salió adelante con 184 apoyos, dos votos en contra (Estados Unidos e Israel) y tres abstenciones (Colombia, Ucrania y Emiratos Árabes Unidos).

“¡Contundente victoria! El discurso imperial cínico, mentiroso y calumnioso es tan inmoral, descarado y obsoleto como lo es el criminal bloqueo. El mundo está con Cuba”, celebró a través de las redes sociales el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, inmediatamente después de la votación.

Un año más, EE.UU. se quedó prácticamente solo en su defensa del embargo y sólo Israel apoyó su postura.

En 2019, la última vez que se había votado este llamamiento dado que el año pasado se pospuso por la pandemia, el texto había recibido el apoyo de 187 de los 193 Estados miembros, pero con un voto en contra más, el de Brasil, que en esta ocasión no se pronunció.

Biden mantiene el “NO” La votación de la resolución fue la primera con el demócrata Joe Biden al frente del Gobierno, pero ello no cambió el voto negativo de Washington.

En 2016, con la Administración de Barack Obama (2009-2017), en la que Biden era vicepresidente, EE.UU. se abstuvo por primera vez, permitiendo que el texto saliera adelante sin oposición en un momento de acercamiento con La Habana.

Tras la llegada al poder de Donald Trump (2017-2021), EE.UU. volvió a su tradicional rechazo de esta resolución, que por ahora Biden ha optado por mantener.

Zoom

EEUU defiende su postura

La nueva Administración estadounidense ha dejado claro que retomar el acercamiento con Cuba no es una de sus prioridades, a pesar de que se ha comprometido a revisar las medidas impuestas por la Administración Trump, en especial la de incluir a la isla en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

Ayer, la delegación de EE.UU. defendió que las sanciones son una “herramienta legítima” de política exterior y subrayó su apoyo a la lucha por la “libertad” de los cubanos.