El nuevo papa Francisco recibe a la prensa de todo el mundo

 

CIUDAD DEL VATICANO, (AFP) – El papa Francisco recibe este sábado a la prensa de todo el mundo en el comienzo de un pontificado marcado por la ruptura con la tradición, un día después de que el Vaticano rechazara las acusaciones sobre su papel durante la dictadura militar argentina.

El pontífice argentino ha dado cita a los medios de comunicación a las 10H00 GMT en la imponente sala Pablo VI, donde debería pronunciar un discurso aunque, en principio, no responderá a preguntas, según el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Pero nadie puede prever exactamente lo que hará Francisco, que desde que fue elegido el pasado miércoles no ha cesado de saltarse el protocolo, rechazando discursos preparados o saliéndose del guión, sin olvidar sus visitas intempestivas, como la que realizó a un hospital en la tarde del viernes al hospital donde se recupera de un infarto el cardenal argentino Jorge Mejía.

En sus mensajes, en los que utiliza un lenguaje claro, el primer papa jesuita, que se caracteriza por su sencillez y su cercanía con la gente, ha invitado a la jerarquía de la Iglesia a volver a la esencia del del cristianismo, y a buscar “nuevos métodos” de evangelización para llegar “a todos los confines del mundo”.

Pero este inicio de pontificado se ha visto ensombrecido por acusaciones de no haber hecho lo suficiente, cuando era jefe de los jesuitas en su país, para proteger a dos sacerdotes secuestrados y torturados por la dictadura argentina (1976-1983).

Ante las proporciones que adquirió la controversia en la prensa internacional, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi publicó una declaración formal, calificando de “calumniosas” estas acusaciones.

“La campaña es conocida, se refiere a hechos de hace mucho tiempo y ha sido promovida por una publicación que en ocasiones es calumniosa y difamatoria”, afirmó Lombardi, refiriéndose al diario argentino Página 12, y en particular a una de sus principales plumas, Horacio Verbitsky, autor de varios libros sobre el tema.

Uno de los secuestrados, el padre Jalics, un húngaro afincado en Alemania, dijo este viernes en un comunicado que está “reconciliado” con el pasado y que le desea la “bendición divina” al nuevo pontífice.

El propio Bergoglio siempre negó cualquier implicación en el caso y abogó por su liberación ante el entonces jefe de la Junta Militar que gobernaba Argentina, Jorge Videla.

Otra incógnita es la salud de este papa de 76 años que fue sometido a una ablación parcial del pulmón derecho hace más de medio siglo.

Pero en un discurso el viernes entre los cardenales elogió la vejez como una fuente de sabiduría, equiparándola al “buen vino que con los años se vuelve mejor”. Mientras tanto, el Vaticano ultima los preparativos para la gran misa de entronización en la basílica de San Pedro del próximo martes, día de San José.

Antes, el Papa rezará su primer Ángelus dominical desde la ventana de su estudio en el palacio apostólico, que el viernes fue reabierto después de haber permanecido sellado desde la renuncia de Benedicto XVI el 28 de febrero.

En previsión de estos dos grandes acontecimientos, que según las autoridades atraerán a Roma a un millón de peregrinos y curiosos de todo el mundo, los vendedores ambulantes del Vaticano empezaron ya a vender ‘souvenirs’ con la efigie del nuevo líder de los 1.200 millones de católicos del mundo.