El olvido se ha anclado en la zona del puerto  de Luperón

LUPERON, PUERTO PLATA. A pesar de que la bellísima Bahía de Luperón no presenta la adecuada plataforma para su desarrollo ya que las autoridades la han descuidado, unos 300 veleros zarpan semanalmente en busca de su riqueza natural.

La entrada al puerto es totalmente insegura y su estructura arquitectónica  está abandonada, sin color. A uno  de los lados se encuentran la Oficina Nacional de Migración, ubicada en  un furgón, sin estética; y varios  barcos que, en total descomposición,  le dan a la zona un  aspecto penoso.

“Los turistas vienen por las playas, las  montañas y los ríos, casi no se fijan  como está la ciudad pero uno reconoce que  hay que acondicionar el lugar mejor, arreglar las calles y preocuparse más por sus áreas verdes. Considero que Turismo y Obras Públicas deben unirse  y resolver esos problemas  para que los visitantes nos vean  de otra manera”, argumenta Rosa Abreu.

Para Santiago Alvarez, el gran potencial turístico de  la zona también reside en su gente, que sabe darle  el mejor trato a los turistas.

Mejor que en Florida
Sean Bourne lleva muchos años residiendo en  Luperón, donde posee uno de los restaurantes más  visitados por los turistas que llegan en  las  más de  300  lanchas  y  veleros que zarpan  en  la bahía: el “Shaggys Restaurant”.

Allí, aparte de degustar una rica comida, los visitantes disfrutan del paisaje y la tranquilidad que proporciona el lugar, sintiéndose como en su propia casa o hasta mejor.

“Estoy aquí más cómodo que en mi casa de Isla Morada, en la Florida y es que estoy enamorado de Luperón”, comenta  Bourne.

Asegura que la vida en la ciudad es tranquila y que desde  hace mucho tiempo  ningún extranjero ha tenido problemas  ni con  mujeres  ni con ningún ciudadano,  ya que   los pobladores los cuidan, según argumenta.

“Quiero que sepas que aquí mejor nos cuidan. Y sí, alguna vez aquí  algunas de las mujeres de la vida alegre fastidiaban a algún cliente pero ellos se quejaron con  las autoridades y ese  punto quedó atrás. Pero también  hay que decir que muchas veces ellos mismos vienen en  busca de la mujer dominicana”, dijo al respecto.        

Con  catorce años como mecánico de la  Bahía, Frank  Pérez testifica que el turismo de Luperón está en su  mejor momento, aún con  algunas precariedades.

“Los que vienen  en sus lanchas y veleros saben  que este es  un lugar seguro y aunque no todos vienen y duermen  en hoteles sino en sus yates,  sí bajan  y salen a  comprar, visitar  la ciudad”, dijo Pérez.

Francisco Peña cuenta que aunque existen problemas como en cualquier otro lugar, este no es el puerto inseguro que algunos quieren presentar. “Regularmente en otros  puertos están siempre buscando decir algo, cuando merma la cantidad de turistas en  su  zona.  La Bahía más  hermosa  y más segura  por los  huracanes  y  el clima, es esta”, dice, quejándose de que algunos quieren desacreditar el lugar.

Las claves

1.  Los visitantes

 La Bahía de Luperón acoge visitantes que vienen de Islas Caicos, Estados Unidos, Europa y de otras islas.

2.  El mejor clima

Los residentes afirman que esta es la bahía más hermosa de la isla, así como la que más seguridad ofrece frente los huracanes.

3.  Lo horrible de la entrada

En uno de sus lados están la oficina Nacional de Migración -ubicada en  un furgón sin estética- y varios  barcos que, en total descomposición,  le dan al área un  aspecto penoso.

 4.  Problemas viales

 Uno de los principales problemas de Luperón es el mal estado de las calles y las zonas verdes.