El país necesita otro modelo  social y económico

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/814E50F9-20B4-40D2-B31A-6BCA2B522A75.jpeg

La visión de desarrollo que tiene el Partido Alianza por la Democracia (APD) se resume en cuatro aspectos: incremento de la producción y del empleo, seguridad social,  ciudadana y jurídica, institucionalidad, y protección de los recursos naturales.

 Maximiliano Puig (Max), candidato a la presidencia de esa organización política, ofreció la información al destacar que la República Dominicana no resiste más el modelo social y económico excluyente que ha prevalecido durante los últimos 50 años.

Al detallar cada aspecto, o desafío como él le llama, expresó que para detener la desigualdad social y económica que caracteriza al país hay que comenzar por  cambiar el modelo de producción vigente.

“Ese nuevo ordenamiento debe colocar a la producción, el empleo y los ingresos en el centro de las políticas públicas.

“Dentro de ese cambio esto implica otras formas de utilizar el gasto social, dándole prioridad a salud, educación y vivienda”.

El segundo aspecto de su plan se  relaciona con la seguridad, pero desde cuatro  dimensiones: la ciudadana, la jurídica,  la social y la alimentaria.

El tema ambiental tiene vital importancia para la APD, debido no solamente a la protección de los recursos naturales, sino también a la repercusión que los fenómenos naturales tienen en las familias que viven en zonas vulnerables, así como en las infraestructuras.

“Yo estoy consciente de que soy el único candidato que plantea esto, somos un país colocado en el trayecto de los huracanes, y con el cambio climático hoy día los fenómenos naturales extremos son más potentes, más frecuentes y tenderán a hacer más daño, y para eso el país tiene que prepararse”, refirió.

Lo institucional es el último eje de su plan de desarrollo, y en ese sentido expresó que la pérdida de  confianza en las instituciones o entre quienes las representan  debe empujar a que estas se fortalezcan.

“Si esa  pérdida de confianza no es revertida el Estado no va a tener la capacidad de afrontar los tres desafíos antes señalados”, destacó.

Sector eléctrico.  La solución a los problemas eléctricos del país no se quedan fuera de las estrategias de la APD. “El país ha descuidado desde hace mucho tiempo la crisis del sector eléctrico, lo que dio como resultado que se tuviese una matriz deficiente”.

Sin embargo, explicó que el sistema de generación se ha ido modificando pero no lo necesario, “pues hasta hace pocos años la energía generada estaba basada en los derivados del petróleo”.

Aunque eso ha cambiado con la introducción del gas natural y hasta energía eólica, dijo Puig al destacar que se debe profundizar en esa dirección.

“Pero tan importante como eso es cambiar el sistema de los contratos con las empresas generadoras de electricidad, porque algunos son onerosos e imponen una carga muy grande por energía no generada”, refirió Puig  durante el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio.

Otros aspectos prioritarios para él son las pérdidas técnicas, vinculadas a las deficiencias de las líneas de transmisión, y las que tienen que ver con el fraude.

“El tema de los pequeños infractores yo pienso que se debe abordar sobre la base de un sistema de generalización del pago”

Asimismo,  expresó que  el tema eléctrico es de vital importancia,  primero porque se revierte en desarrollo, y segundo porque, en términos de competitividad del sector productivo, no pude crecer a buen ritmo con esa dificultad. 

Seguridad social

Con relación a los resultados de su gestión al frente del Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS) dijo su política fue muy clara a favor de la extensión del número de beneficiarios en el Sistema de Seguridad Social, y de la calidad de las prestaciones. “Me hice abanderado del incremento de las pensiones, como el caso de los trabajadores portuarios; me hice el abanderado de la inclusión de sectores importantes de la seguridad social que siguen estando excluidos, como es el caso de los trabajadores domésticos”. Se trata, explicó, de alrededor de 200,000 trabajadores que no se benefician de la seguridad social.