El país pierde a un gran hombre

La muerte le arrebata al país a un hombre que supo cultivar una firme verticalidad, que combatió el contrabando y otras malas prácticas a través de las aduanas, y que denunció  la  corrupción en  su propio  Gobierno. Miguel Salvador Cocco Guerrero ejerció una de las gestiones más rectas y modernistas en la Dirección General de Aduanas, que dirigió del 1996 al 2000, en el primer período de mandato del Presidente Leonel Fernández, y desde 2004 hasta su muerte. Nació el 21 de agosto de 1946 en Santiago. Desde  temprana edad se trasladó a Santo Domingo con sus padres Manuel A. Cocco y Gisela Guerrero y realizó sus primeros estudios  a partir de 1956 en el Colegio De la Salle, donde se  destacó como estudiante meritorio.

Obtuvo con lauros título de licenciado en Sociología en la  UASD, con la que colaboró  como docente, investigador y   co fundador del Centro de Estudios de la Realidad Social Dominicana (CERESD). Desde 1970 se dedicó a la producción de libros con   Editora Alfa y Omega. En 1981 co fundó la Editora El Nuevo Diario, S. A., que edita el periódico El Nuevo Diario. En 1980 produjo la edición educativa infantil Tobogán, de gran aceptación, y  en 1987 fundó el periódico turístico dominicano. Fue miembro del desaparecido Partido Revolucionario Social Cristiano (PRSC) y luego fundó los Comandos Revolucionarios Camilo Torres (CORECATO). Paz a sus restos.

España: un socio  muy cercano

La República Dominicana y España reafirman una vez más que son socios muy cercanos entre los que no median las distancias físicas. Los encuentros entre el Presidente Leonel Fernández, y autoridades y empresarios españoles, son una rúbrica bastante elocuente en la reafirmación de estos lazos de sociedad y solidaridad a toda prueba. La inversión española en el país es de las mayores en términos de inversión extranjera directa y sus expectativas de crecimiento siguen siendo significativas, pues cada vez aumenta el número de proyectos a desarrollar aquí.

 La solidaridad española hacia el pueblo dominicano se ha expresado de diversas formas durante mucho tiempo, tanto en territorio nacional como en España, donde hay asentada una numerosa colonia dominicana. Los lazos comerciales, de mutua cooperación y de intercambio se robustecen aún más con estos intercambios que confirman una sociedad a prueba de distancias.