El Papa evoca a los mártires de Uganda para reclamar una sociedad más justa

Papa

Kampala. El papa Francisco ofició hoy una multitudinaria misa en Uganda donde rindió homenaje a los 45 mártires de asesinados entre 1885 y 1887 en este país por defender su fe cristiana, y pidió abrazar su ejemplo para “construir una sociedad más justa”.

La ceremonia se celebró en el santuario católico de los mártires de Namugongo, cerca de Kampala, ante decenas de miles de personas que esperaron durante horas para escuchar al pontífice, quien recordó que el sacrificio de los mártires -23 anglicanos y 22 católicos- “ha alcanzado los extremos confines de la tierra”.

Francisco recordó a Joseph Mukasa, mayordomo personal del soberano Mwanga II de Buganda, que fue decapitado en noviembre de 1885 tras reprochar a su señor que mantuviera relaciones homosexuales.   El monarca también ordenó quemar vivos al sustituto de Mukasa, Carlos Lwanga, y a otros 11 católicos meses después.   “No estaba amenazada solamente su vida, sino también la de los muchachos más jóvenes confiados a sus cuidados”, manifestó aludiendo a los dos mártires, de quienes dijo que “su ejemplo sigue inspirando hoy a tantas personas en el mundo”.

El pontífice dedicó también unas palabras a los 23 mártires anglicanos asesinados en las mismas fechas, “cuya muerte por Cristo testimonia el ecumenismo de la sangre”.   El sacrificio de estos santos revela, a su juicio, la necesidad de “acercarnos a los necesitados, a cooperar con los otros por el bien común y a construir, sin excluir a nadie, una sociedad más justa”.   La misa sirvió para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la canonización de estos mártires, que el pontífice ha calificado como “verdaderos héroes nacionales”.

Durante el oficio, Bergoglio llamó a difundir la fe no solo en “los confines del mundo”, sino también “abrir los ojos a las necesidades que encontramos en nuestras casas y comunidades locales”.   “También en estos los mártires de Uganda nos indican el camino, Su fe buscó el bien de todos, incluso del mismo rey que los condenó por su credo cristiano, Su respuesta buscaba oponer el amor al odio”, enfatizó.