El papa pidió a la Orquesta de Asturias música española “y ningún requiem”

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/DB2A3F9C-5D9C-4090-AD2A-61B0008B2686.jpeg

Ciudad del Vaticano, (EFE).- La Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias (OSPA), de España, ofrece hoy un concierto a Benedicto XVI en el Vaticano, compuesto con obras de inspiración española, festivas y danzables, ya que la “condición” que puso el papa es que deseaba música hispana de ese tipo “y ningún requiem”.

Así lo manifestó hoy en el Vaticano el director de orquesta chileno Maximiano Valdés, ex director de la OSPA, que volverá a dirigirla hoy ante el Pontífice en el Aula Pablo VI del Vaticano, algo que soñaba desde que eran joven y que pensaba que jamás ocurriría, según precisó en un encuentro con la prensa. “Le presentamos (al papa) tres programas diferentes y eligió uno.

La única condición que puso es que deseaba escuchar música española, contemporánea y ningún requiem. Benedicto XVI es un pianista y gran entendido de música y conoce la música española”, dijo Valdés en un encuentro con la prensa. El director chileno, que ha dirigido durante 16 años a la OSPA, manifestó también que para él dirigir en el Aula Nervi (como se conoce también al Aula Pablo VI) “era lo máximo”. “Cuando era joven acudí a conciertos que ofreció en ella Karajan, Zubin Metha, entre otros.

 Estar hoy aquí y dirigir ante el Santo Padre es una emoción muy grande”, subrayó Valdés, que desde hace un año ya no dirige a la OSPA y considera el concierto del Vaticano el “broche de oro” de su relación con la orquesta española.

Valdés agregó que es “un regalo, un honor y un lujo” poder tocar en el Vaticano y añadió que la presencia de Benedicto XVI supone el apoyo del Pontifice a una cultura, la española.

Esta es la primera vez que una orquesta sinfónica española de titularidad pública actúa en el Vaticano. El repertorio elegido está muy bien pensado y al mismo le dio el visto bueno el propio papa, señaló Valdés. Comienza con la “Danza ritual del fuego” del Amor Brujo, de Manuel de Falla y sigue con “Triana y Lavapiés” de Isaac Albéniz y J. Rueda. Continuará con la suite número 2 de “El sombrero de tres picos” de, de nuevo, Manuel de Falla, que incluye La Danza de los vecinos (seguidillas), La Danza del molinero (farruca) y la Danza final (una jota). Proseguirá con “Don Juan” de Richard Strauss y concluirá con el “Capricho español” de Nikolái Rimski-Kórsakov.

El concierto cuenta con el mecenazgo de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson, cuyo director de área jurídica, Álvaro Sánches, expresó su satisfacción por la colaboración prestada para el concierto del Vaticano. La OSPA nació en 1991 bajo el auspicio del Gobierno del Principado de Asturias (norte español) con el objetivo de enriquecer musical y culturalmente la región. Está compuesta por 74 profesores de varios países de la Unión Europea, Rusia, Estados Unidos, América Latina y Asia.

 Su actividad principal se articula en torno a las temporadas anuales en Oviedo, Gijón y Avilés (Asturias), entre otros ofrece el concierto previo a la entrega de los Premios Príncipe de Asturias y por ella han pasado algunos de los solistas y directores más relevantes del panorama internacional. El Aula Pablo VI fue inaugurada en 1971, tiene capacidad para unas 12.000 personas y en la misma celebra el papa las audiencias públicas de los miércoles en invierno y otros actos multitudinarios.

También acoge conciertos y por ella han pasado la Ópera de Roma, la Filarmónica de Stuttgart, la Filarmónica de Munich, la “Giuseppe Verdi”, de Milán, la “Bayerische Rundfurnk”, la Orchestra de Santa Cecilia”, de Roma, entre otras, y han dirigido bajo su techo maestro como Riccardo Muti, Leonard Bernstein, Gustavo Dudanel, Mariss Janson, Christian Thieleman y los españoles Rafael Frübeck de Burgos y Jesús López Cobos. También han cantado, entre otros, Montserrat Caballé, José Carreras, Mercedes Sosa, Compay Segundo y Andrea Bocelli. EFE