El papa pone el futuro de la Iglesia en los laicos y destaca papel de mujeres

laicos

Filadelfia, EE.UU. Los laicos tienen en sus manos el futuro de la Iglesia, según dijo hoy el papa Francisco, que destacó especialmente en ese contexto el papel de las mujeres, al llegar a Filadelfia, la última etapa de su viaje a Estados Unidos.

El pontífice subrayó el rol que tienen los laicos precisamente en una archidiócesis que tiene un porcentaje del 37 % de católicos, muy por encima de la media nacional en Estados Unidos, que es de poco más del 20 % según los últimos datos.

Y destacó especialmente al hablar de los desafíos de futuro de la Iglesia la “inmensa contribución que las mujeres, laicas y religiosas, han hecho y siguen haciendo a la vida de nuestros comunidades”.

Jorge Mario Bergoglio dijo en la catedral de Filadelfia- “Sabemos que el futuro de la Iglesia, en una sociedad que cambia rápidamente, reclama ya desde ahora una participación de los laicos mucho más activa”.

Y elogió la historia de esta ciudad, “que nos habla de generaciones y generaciones de católicos comprometidos que han salido a las periferias y construido comunidades para el culto, la educación, la caridad y el servicio a la sociedad en general”.

Alabó el “gran legado” que significan los más de dos siglos durante los cuales sacerdotes, religiosos y laicos “han atendido a las necesidades espirituales de los pobres, los inmigrantes, los enfermos y los encarcelados.

E instó públicamente en su homilía de la misa celebrada en la Catedral de san Pedro y san Pablo a “enriquecer y transmitir” esa herencia.

El pontífice dejó claro en sus palabras que “todo cristiano, hombre o mujer, en virtud del bautismo, ha recibido una misión” y puso el ejemplo de una mujer, la santa local Catalina Drexel, para poner énfasis en la misión que comparten hombres y mujeres cristianos.

El papa argentino consideró que “uno de los grandes desafíos de la Iglesia en este momento es fomentar en todos los fieles el sentido de la responsabilidad personal en la misión de la Iglesia y capacitarlos para que puedan cumplir con tal responsabilidad como discípulos misioneros”.

Apovechó Bergoglio para recordar que “hermanos y hermanas religiosas han enseñado a los niños a leer y a escribir, a amar a Dios y al prójimo y a contribuir como buenos ciudadanos a la vida de la sociedad estadounidense”.

De esa manera vinculó su homilía con el concepto de libertad religiosa, el tema del encuentro que mantendrá hoy por la tarde en la ciudad y que le proporcionará la ocasión de reunirse con miles de miembros de la comunidad hispana de Estados Unidos.