El Partido Comunista de China: exitosa organización centenaria

El Partido Comunista de China: exitosa                                  organización centenaria

Su estrategia socioeconómica ha cons- truido en 40 años una sociedad próspera

Fundado el 1 de julio de 1921, el Partido Comunista de China – PCCh – habrá de cumplir 100 años en un entorno de triunfo y prosperidad y convencido de su futuro. Participó en la derrota de la ocupación japonesa y resultó triunfante en la guerra civil que condujo a la República Popular China en 1949. Desde entonces enfrenta la hostilidad externa, bloqueos y difamación contra una sociedad que comparten 56 etnias.

El PCCh es la organización política más grande y exitosa de la historia, tanto por el excepcional éxito en la conducción del país como por su capacidad de reforma, modernización e interpretación correcta de las lecciones de la historia. Nada tiene que ver con experiencias ajenas pasadas. Hoy la dirigencia comunista china no habla ni pretende crear una “internacional comunista”, su objetivo es la construcción de un “socialismo con características chinas”.

El Partido ha sido capaz de demostrar una extraordinaria agudeza política para superarse así mismo, rectificar errores e iniciar un proceso de reforma y apertura profunda y amplia, no concluida y en pleno desarrollo.

EEUU y aliados, incapaces de hacer lecturas adecuadas de las enseñanzas de la historia, siguen hablando de la pretensión china de “dominación del mundo”. Los fundamentos filosóficos, ideológicos y estratégicos del Partido son el desarrollo de un socialismo ajustado a la realidad nacional, contribuyendo, eso sí, a construir una sociedad mundial de “bienestar compartido”, respetando idiosincrasias y particularidades nacionales –lo que rehúsan respetarle a China-, cada cual con su estilo y camino.

En un artículo publicado el 2 de septiembre de 2019, señalaba que el Partido “ha logrado en un periodo de tiempo increíblemente breve potenciar la economía de un país extraordinariamente atrasado y pobre, en una dinámica excepcionalmente rica que ha conducido a China a una posición de liderazgo y a ser la que más impacta en el ritmo de crecimiento mundial”.

En 40 años la estrategia socioeconómica del partido ha construido una sociedad próspera para lo que otros han requerido 200 años de desarrollo capitalista. Es la segunda economía mundial avanzando, sin menospreciar ni minimizar a nadie, al primer puesto económico planetario. En 2020, para asombro y admiración del mundo, alcanzó la meta prometida de erradicar la pobreza extrema.

El partido se propone profundizar para 2035 la modernización del país y para 2050, celebrando el centenario de la República Popular, el país se habrá afianzado como “socialista, moderno, próspero, fuerte, democrático, culturalmente avanzado, armonioso y hermoso». Con 92 millones de miembros el Partido representa una fuerza contundente, asumiendo primeros planos ante cualquier desafío.

Fue crucial en la superación de la pandemia. Sus detractores internacionales, criticando el poder del partido, ellos mismos se encargan de resaltar sus éxitos en el ejercicio del mismo. Con una clase media de cientos de millones de individuos, la mayor del mundo, constituye una sociedad que aprecia la efervescencia de un partido que impulsa un indetenible proceso de reforma y apertura. Sus éxitos y peculiar estructura socioeconómica garantizan la continuidad del Estado. El PCCh ha transformado la nación y sigue trabajando.