El PLD y Leonel

POR  FRANCISCO CRUZ PASCUAL
El doctor Leonel Fernández es un valor permanente de la familia peledeísta. Es un ser humano construido para el servicio, lo ha demostrado su trayectoria de estadista.

El vive instándonos a que valoremos lo que tenemos, destaca la apreciación del valor de lo que se posee, es una de las facetas básicas de la generosidad. Vive combatiendo la falta de confianza en nuestras propias posibilidades o nuestra falta de apreciación de lo que uno realmente es capaz de hacer. El presidente es un ser noble.

El Presidente rara vez habla de otro, él siempre está hablando de ideas y proyectos. Es un individuo con alta educación del optimismo. Cultiva la confianza en si mismo y en los demás. Leonel confía, razonablemente, en sus propias posibilidades y en la ayuda que le pueden prestar los demás, y confía en las posibilidades de los demás, de tal modo que, en cualquier situación distingue, en primer lugar, lo que es positivo en sí y las posibilidades de mejora que existen y, las dificultades que se oponen a esa mejora, y los obstáculos, aprovechando lo que se puede y afrontando lo demás con firmeza y alegría. Son virtudes que él posee y que lo colocan en un situal cualitativo. Obsérvese, que no hablo en ritmo de lisonjas, sino a modo de equidad.

La personalidad que enmarca al presidente Fernández denota el desarrollo de hábitos positivos que lo distinguen de los demás, dentro del PLD, dentro del conglomerado social del país y de gran parte de los conglomerados sociales de América Latina. Se distingue en él la perseverancia, es bueno explicar, que en todas las virtudes nos encontramos con un doble vector en su desarrollo, la rectitud de los motivos para vivirla. Es innegable, que la perseverancia hace falta para el desarrollo de todas las otras virtudes.

Por tener desarrollada la virtud de la perseverancia, el ser humano llamado Leonel Fernández no pierde de vista otra virtud clave en el desarrollo de un liderazgo sólido. Se trata de la responsabilidad. Cuando uno tiene desarrollada la educación de la responsabilidad, asume las consecuencias de sus actos intencionados, resultado de las decisiones que toma o acepta; y también de sus actos no intencionales de tal modo que los demás queden beneficiados lo más posible o, por lo menos, no perjudicados; preocupándose a la vez de que otras personas en quienes pueden influir hagan lo mismo. Leonel tiene la gran responsabilidad de mantener al PLD en el gobierno, para construir un mejor país, en donde la totalidad de los dominicanos vivamos mejor. El no es imprescindible, pero sí muy necesario para el PLD y para el país. En este, su último mandato 2008-2012, él es camino hacia una nación más democrática y más equitativa, él lo sabe y ha actuado en consecuencia, asumiendo su responsabilidad.