El problema no es el procurador

abogado

El dia dos del mes de marzo del año 2016, Andrés Bautista, en su condición de presidente del PRM, suscribió una denuncia luego depositada en la Fiscalia del D.N. sobre las ilícitas actuaciones en el pais del brasileño Joao Santana y su familia. Respecto a Joao y los suyos, no se investigó nada, pero contra Bautista se armó una persecución que lo ha llevado a la cárcel y a responder ante un tribunal penal, por demás imcompetente para conocer sobre los hechos que se le atribuyen.
La acusación contra Andrés carece, obviamente, de todo fundamento tal como quedó demostrado en la audiencia preliminar celebrada por el juez Ortega Polanco y aun así se persiste en su persecución. En contrapartida, el PGR en su acusación afirma que en el caso Punta Catalina no hubo sobornos ni sobrevaluaciones y ya hemos visto las evidencias de lo contrario.
Los documentos sobre las llamadas delaciones premiadas provenientes de Brasil han sido acreditados y reconocidos como pruebas no obstante no cumplir con las exigencias legales, mientras que los elementos aportados como indicadores de los sobornos sobre punta Catalina han sido, de entrada, subestimados por el ministerio público.
Estos rasgos ponen en evidencia que estas persecuciones tienen motivos ajenos a la justicia, por tanto la salida del actual procurador no cambiaria en nada el panorama. El presidente puede colocar hoy otro procurador con igual actitud y todo continúa o empeora. Razono que este gobierno no podrá investigarar válidamente el caso Odebrecht- Punta Catalina con este o ningún otro procurador. Sólo un nuevo gobierno de un partido distinto al PLD que esté dispuesto a jugársela por el pais, podrá llevar con éxito una investigacion sobre estos hechosy empujar a la cárcel a los culpables verdaderos y solo a los verdaderos