El profesor Julio César Castaños Espaillat

JUAN FRANCISCO MONCLUIS
Nace en la ciudad de Moca, República Dominicana, el 4 de septiembre de 1925, sin lugar a dudas y para no desmentir la cuña televisiva de hace algún tiempo, como buen mocano era seco, sacudido y medido por buen cajón. Graduado de Doctor en Derecho, Magna Cum Laude, en la Universidad de Santo Domingo, el 28 de octubre de 1951.

De figura esbelta, rostro dilatado, cabello ensortijado, mentó ligeramente alargado por delante de la boca, lo que denota una gran capacidad de acción y firme voluntad, si vamos a creer en la caracterología. Lo recuerdo como gran fumador y buen conversador, condiciones éstas que parecen estar estrechamente entrelazados.

Solicitó y obtuvo del Poder Ejecutivo su ingreso como profesor a la entonces Universidad de Santo Domingo, donde impartió con buen dominio de la didáctica diferentes asignaturas, entre ellas Derecho Romano, Legislación y Ética Profesional, Economía Política, Legislación de Tierras. Después del Movimiento Renovador de la Universidad estatal, fue en varias ocasiones Rector de la ya Universidad Autónoma de Santo Domingo. Es una lástima que no dejara obra escrita, al menos conocida por quien escribe estas cuartillas.

Como su antiguo alumno en la Facultad de Derecho, recurrí a él en busca de unos documentos de mi propiedad, que se encontraban en su oficina por la compra en pública subasta que había hecho de los archivos de un notario fallecido. Me citó a su bufete en la calle El Conde, en horas de la tarde. Cuando llegué ya los documentos estaban encima de su escritorio, y en forma cortés me los entregó, al tiempo que expresaba su satisfacción por haberme sido útil. Tímidamente le pregunté por sus honorarios, respondiéndome con una frase extraída de la ética profesional, una de sus asignaturas favoritas: Para ti yo no soy abogado, fui tu profesor y ahora soy tu amigo.

El profesor Julio César Castaños Espaillat falleció en Santo Domingo en 1987.