El Puerto de Manzanillo

O2

HOY reseña, el 19 de septiembre, un encuentro entre empresarios y diputados santiaguenses, en que los primeros les entregaron a los otros unas diez iniciativas regionales y municipales: desde soluciones viales hasta la remodelación del Puerto de Manzanillo.
Sobre ese Puerto, trató ya Luis Sánchez Díaz, en HOY, 13 de julio, bajo el título de “Alto tráfico y concesiones demandan nueva ley portuaria en República Dominicana”, donde sintetizó los decretos del Poder Ejecutivo desde el 2004 a la fecha “otorgando derechos para la concesión del puerto y otras áreas conexas al mismo”.
Veámoslos:
1.- El Dec. 96-04, de Mejía, crea una comisión para evaluar infraestructura/facilidades, condiciones del muelle y atracaderos, itinerarios y frecuencia de buques, operaciones en práctica así como el potencial desarrollo; y, rendir el informe correspondiente;
2.- El 667-04 instruye crear un “Área Internacional de Libre Comercio en Montecristi” y unos astilleros, bajo regímenes de zona franca comercial, industrial y de servicios. Ordena a APORDOM aprobar la concesión, sin licitación de la administración del puerto para Cementos Cibao;
3.- El 760-04, autoriza a Robbie’s Mega-Yacht Marina a desarrollar otro puerto, Eco Turístico él, al oeste del existente, dotado de “instalaciones y servicios con estándares de calidad y seguridad, atractivos para la explotación áreas afines a bahía de Manzanillo”;
4.- Mejía, ¡en agosto 2004!, autorizó a la “Termo Manzanillo LLC” para construir, adyacente al Puerto, una generadora eléctrica de 250 MW cuyas operaciones “demandan las instalaciones del Puerto”.
5.- Leonel Fernández, por Decreto 163-05, designa asesor del Poder Ejecutivo a Rogelio Bonilla Morfa, “para orientar el Proyecto de Megapuerto en Manzanillo”;
6.- El 385-05, 4 meses después, lo deroga.
7.- En 2010, seis años después de la concesión, Cementos Cibao transfiere sus derechos a “Corporación Portuaria del Atlántico”;
8.- Tras ello, en 2011, la Autoridad Portuaria suscribió con la compradora un contrato “para desarrollar la explotación comercial del Puerto de Manzanillo”;
9.- Que Fernández, Dec. 570-12, revoca “por incumplimiento”, y la Autoridad Portuaria asume el dominio.
El mismo Sánchez Díaz, el 28 junio, trató del “Potencial logístico Puerto de Manzanillo” y destaca que la Ley 1-12, de “Estrategia Nacional de Desarrollo” proyecta allí un Centro Logístico Regional, sustentado en su localización geográfica y otras características:
“El Puerto de Manzanillo, nos dice, ……., tiene 48 pies de calado natural; construido por la Grenada Co., inició en mayo de 1946 exportaciones bananeras y en 1966 cerró por mermas productivas atribuidas a plagas.”
En manos del Banco Agrícola, también en picada, quedó desde entonces abandonada toda aquella enorme inversión. Lo ferroviario, equipos, rieles y vagones, fue vendido como chatarra por los lugareños, juguetes de su suerte.
“Las facilidades del muelle, enclavadas en la ensenada más profunda del litoral costero de la isla, con 227.7 metros de longitud y canal para entrada de buques de 600 metros de ancho, tiene condiciones para acoger volúmenes de cargas de importación/exportación, de consolidación y transbordo, de tránsitos a extensiones de terminales/puertos secos”, semejantes a las que cruzan hoy por Panamá.
Lo evidente es que el desarrollo de las potencialidades del PUERTO DE MANZANILLO podría constituir un relanzamiento de toda la economía dominicana en un nuevo escenario: la explotación de su mayor recurso natural disponible, la Posición Geográfica.
La recreación de las entregas de Luis Sánchez, obedece a dos razones: Una, el rigor de sus informaciones; otra, a su utilidad para que se entienda la pertinencia de tal obra.
Y, concluyendo, dada la incapacidad del Estado Dominicano para asumir la inversión y operaciones de un proyecto de tal magnitud, procede la apertura de una licitación pública internacional, incluida o no el área agrícola y la operación, para dar inicio a esa fuente adicional de desarrollo.
Ya, en Panamá, la “Terminal Internacional de Manzanillo”, al este del Atlántico del Canal, en su bahía de Manzanillo, opera una enorme terminal de trasbordo de contenedores, y tiene credenciales para licitar.