El RD-CAFTA es más prioritario
para el país que la reforma fiscal

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/6347BE16-0BB3-45D6-94BF-7D8007627733.jpeg

POR FAUSTO ADAMES
El tiempo de la desconfianza, incertidumbre y ansiedad ya pasó y desde que el presidente Leonel Fernández Reyna asumió el poder, el dramático cambio experimentado por la tasa de cambio ha restablecido la confianza y esperanza de los dominicanos en un mejor futuro, factor que a su vez ha ayudado a transformar las tendencias negativas de la economía, apreciación ésta del embajador de los Estados Unidos.

Pero en lo que Hans Hertell se equivocó fue en sus precisiones sobre la situación del sector energético, el cual, según entiende, ha mejorado, pero esta mejoría sólo se aprecia en algunos sectores de clase alta, en tanto que en la gran mayoría de los barrios sus habitantes hablan de un empeoramiento de la situación energética.

También, Hertell advierte que “a pesar de la fortaleza que exhibe hoy la moneda criolla, las empresas dominicanas han reducido los precios de los artículos con cierta lentitud, cuidándose de fluctuaciones futuras en el mercado cambiario”.

“En contraste con esa situación y según cita el informe del Programa de las Naciones Unidas (PNUD), difundido la semana pasada, esta reducción de costos de “primer orden” es permanente y está separada de las incertidumbres del mercado cambiario. La reducción en los precios significa un mejor nivel de vida para los consumidores y más competitiva para el comercio”.

No obstante, en su discurso ofrecido en el marco del Almuerzo Mensual de la Cámara Americana de Comercio (AMCHAM), el embajador de los Estados Unidos dijo estar convencido de que la República Dominicana se encuentra en un momento decisivo de su historia, y el  Tratado de Libre Comercio o RD-CAFTA será una herramienta fundamental para el desarrollo del país en estos momentos, el cual ayudará a la nación dominicana en muchos aspectos esenciales para la economía.

Pero advirtió que sería un terrible error dilatar la ratificación del acuerdo hasta que se haya completado la reforma fiscal. “La República Dominicana perdería la competencia regional ante aquellos miembros del RD-CAFTA que ya han ratificado el tratado”.

Según Hertell, los beneficios fundamentales e inmediatos derivados de los cambios producidos por el RD-CAFTA son:

A) Beneficios para la comunidad empresarial en general y…

B) Transformaciones fundamentales – los cambios y retos que el país tendrá que enfrentar de manera acelerada, debido a este tratado. 

OTROS BENEFICIOS SON:

1- Mejorará las oportunidades tecnológicas que brinda la globalización, incluyendo cambios fundamentales en las telecomunicaciones, el transporte y la transferencia de tecnología.

2- Ayudará en el continuo desarrollo de la economía de servicios en la República Dominicana, especialmente en el sector turismo.

3- El fortalecimiento financiero y fiscal que surgirá de las medidas acordadas con el Fondo Monetario Internacional  (FMI).

4- En el flujo continuo de remesas de los dominicanos residentes en el extranjero, principalmente en los Estados Unidos, y que supera los US$2,000 millones por año, lo que equivale a cerca del 12% del Producto Interno Bruto (PIB).

5- Un potencial aumento de la inversión extranjera en el país, ya que este ofrecía mayor seguridad, certeza y condiciones más estables para los negocios.

Para Hertell, los beneficios fundamentales del RD-CAFTA son aquellos que los economistas podrían llamar “efectos de primer orden”, o sea, los inmediatos y muy predecibles y que son, más bien, resultados de una operación económica.

1- El primero de estos es la garantía de acceso permanente al mayor y más libre mercado del mundo. Tanto República Dominicana como otros países del Caribe se han beneficiado mucho de las concesiones sobre tarifas aduanales a tiempo limitado que fueron aprobadas por el Congreso de los Estados Unidos, con la intención de incentivar el crecimiento económico de las exportaciones caribeñas. Mientras el 90% de las exportaciones dominicanas entran a los Estados Unidos libres de impuestos, debido a la legislación especial de comercio para la Cuenca del Caribe y que vence en el año 2008, bajo el RD-CAFTA esta cifra será de 99.6% permanentemente. De esta manera los exportadores podrán invertir en el país sabiendo que las reglas no van a cambiar.

2- Otro “efecto de primer orden” será la eliminación de las tarifas sobre casi todos los productos manufacturados en los Estados Unidos, los cuales constituyen aproximadamente el 80% de las importaciones dominicanas provenientes de ese país.

 Para Hertell, esto reduciría de un 20% a un 30% los costos de mercancías entregadas (CIF), de una gran cantidad de artículos que los dominicanos consumen diariamente, como también habrá menores costos de importación para “repuestos de vehículos, herramientas de trabajo, mariscos, pescados, electrodomésticos, útiles, escolares, pañales, útiles tecnológicos y plásticos, entre otros productos.

3- También, las reglas y compromisos claros, definidos en el RD-CAFTA, puesto que con el nuevo esquema de transparencia se producirían mejores condiciones comerciales para las empresas en el país y la certeza de acceso a un mercado de casi 300 millones de consumidores, como es el de los Estados Unidos. Este aspecto, conjuntamente con la posición geográfica, son elementos que atraerán mayores inversionistas extranjeros al país.

4- Tan pronto como EE.UU y RD voten a favor del RD-CAFTA y hayan puesto en práctica sus obligaciones dentro de un plazo de semanas o meses, los industriales dominicanos verán la necesidad de invertir e innovar y actuarán rápidamente para ser más eficientes. De este modo, los costos de producción serán más bajos y las rentas de que gozaban anteriormente las industrias serán transferidas a los consumidores, aumentando su poder adquisitivo y elevando los niveles de demanda general en la economía.

5- Otro aspecto sumamente importante es que el RD-CAFTA contiene medidas para mejorar la transparencia y prevenir la corrupción, puesto que este mal no puede florecer a la luz del día y por tanto, el acuerdo incluye el requisito explícito de que el gobierno realice licitaciones públicas para la compra de productos y servicios y para proyectos de construcción con valores superiores a montos definidos.

Estas licitaciones estarán abiertas a la competencia internacional en un proceso transparente que asegurará los efectos positivos y competencia honesta, que son entre otras cosas, una mejor calidad a precios menores que no incluirían comisiones exorbitantes.

Por ejemplo, una licitación pública abierta e internacional sería el mejor enfoque para el Metro, o para cualquier otro proyecto costoso de transporte público.

REFORMA FISCAL

Según Hertell, un punto extremadamente importante dentro de este acuerdo, combinado con el programa acordado con el FMI, ofrece un poderoso incentivo para una nueva reforma fiscal.

De acuerdo con sus palabras, el sector privado dominicano lleva mucho tiempo insistiendo en la necesidad de una reforma fiscal fundamental, lo cual siempre es una actividad sumamente difícil de llevar a cabo.

Por esta razón, el paquete impositivo que salió del Congreso el pasado septiembre produjo un menor resultado que el propuesto inicialmente y estaba básicamente orientado a los impuestos sobre el consumo.

“Bajo ninguna manera esta fue una reforma del sistema fiscal y sectores influyentes abogaron y obtuvieron un impuesto proteccionista contrario a las obligaciones de la Organización Mundial de Comercio (OMC), y al acuerdo recién firmado con los socios del DR-CAFTA, una medida que estuvo a punto de anular la participación del país en el tratado”.

Según el embajador, las decisiones sobre la composición de los impuestos son responsabilidad soberana de la República Dominicana, es decir, que deben ser determinadas por un consenso negociado entre todos los participantes, y a la vez, la reforma fiscal debe ser consistente con los compromisos de la República Dominicana ante la OMC y con el DR-CAFTA, lo cual tomará su tiempo.

Por esta razón, advirtió que sería un terrible error dilatar la ratificación del acuerdo hasta tanto no se haya completado la reforma fiscal. Es su criterio que la República Dominicana perdería la competencia regional ante aquellos miembros del CAFTA que ya han ratificado el tratado.

De igual forma, Hertell exhortó a los líderes dominicanos a que avancen rápidamente, ahora más temprano que tarde, en la ratificación del RD-CAFTA, puesto que el hecho de que el país se una a la acción realizada por El Salvador, Honduras y Guatemala “nos hará líderes en la región”

Y, a su entender, “liderazgo como el mostrado por el presidente Leonel Fernández en Washington hace semanas, acelerará el proceso de aprobación en el Congreso de EE.UU”.