El reguetón conquista a niños cubanos

La Habana, (EFE).- La influencia de la moda y los ritmos del reguetón se ha colado entre los niños cubanos y ha desplazado a las tradicionales vestimentas y canciones infantiles, de acuerdo a un informe que hoy publica el diario Juventud Rebelde.

El diario oficial señala que padres seguidores del reguetón con letras enfocadas hacia el sexo, las drogas y la violencia, exponen a sus hijos a la influencia de este género musical.

Señala que esto ocurre cuando los niños se encuentran en una etapa de formación y de búsqueda de patrones adultos.

A ello se unen problemas en la isla, como la escasa producción de canciones infantiles o las pocas existencias de ropa para niños.

Según el diario, varias instituciones cubanas investigan este fenómeno, aunque se requiere un “enfoque más eficiente para enfrentarlo”.

“Son los propios padres quienes dan al niño discos o casetes. Los llevan a lugares para adultos y una vez que están expuestos a este ambiente los niños imitan para ponerse a la par de quienes los rodean”, afirma.

Rosa Ibarra, directora de escuela básica, indicó que el hecho de que la música que se pone en una fiesta para jóvenes también sea la que suene en un cumpleaños de niños pequeños “quizá se deba a que actualmente en muy pocos lugares se venden discos o casetes de música infantil”.

Juventud Rebelde señaló que “muchos de los padres entrevistados opinan que en las tiendas la poca ropa de niños que venden es cara y poco variada” y sólo pueden acceder a la que está de moda entre los jóvenes.

La maestra Ana Gloria Izquierda afirmó que para tratar de preservar la correcta formación en la etapa infantil las escuelas requieren un mayor apoyo de los padres y de otras instituciones, y advirtió de que el atuendo moderno y caro que marca la moda puede hacer que niños de familias más sencillas “se sientan apartados”.

“Ciertas actividades, cumpleaños y fiestas parecen verdaderas pasarelas de modas donde el mejor es el que más dinero gaste en su vestuario”, dijo.

“No basta con enseñarles en la casa las canciones infantiles cuando en la escuela se promueven otros gustos”, afirmó, por su parte, la neonatóloga Patricia Rivero, quien aseguró que en las aulas los niños comparten las canciones de reguetón e, incluso, reciben lecciones a ritmo de esa música.

El diario señala, además, que la programación infantil coincide en horarios con actividades como la comida o el baño de los niños, lo que lleva a los más pequeños a terminar compartiendo programas emitidos para adultos.