El reto de vivir en pareja, diez pasos que dicen cómo convivir en pura renovación

Primeramente entendamos que decidir compartir la vida con alguien más es una aventura, entendida como el deseo consciente de compartir el devenir de la vida hacia un destino.

El caminar juntos en la construcción de un proyecto de vida, el disponerse a elegir a otro ser humano para, en conjunto crear y co-crear muchas cosas en el afán de lograr una realización mutua, el atreverse a incursionar al mundo espiritual a través de una convivencia material, a elegir transitar al lado del otro por el camino de crecimiento de más alto calibre, y desde ahí expandir al máximo todo nuestro ser, hacer y tener.

Es obvio que ante una empresa de tal envergadura, en la cual, igualmente encontraremos una diversidad de situaciones que pueden marcar un florido recorrido, como pasar por terrenos planos hasta escabrosos, áridos como exuberantes, sencillos o difíciles, con lo que cada uno de ellos pueda implicar, pasar por momentos de dudas, pérdidas, dolor, aburrimiento, desolación, confusión, presión, desesperación, decepción, turbulencia, seguridad, ganancias, placer, interesantes, inspiración, claridad, relajado, gozo, confirmación, diversión, estabilidad, descubriéndose instante por instante tanto su pequeñez como a la vez su grandiosidad de uno y del otro, producto de experimentar los continuos cambios del devenir y ajustes, que provoquen periodos de cercanía y lejanía.

No es mi intención hablar de lo que es un matrimonio “perfecto” o “ideal”, sino de una relación que se va construyendo, transformando y fortaleciendo con el tiempo, pasando por diversas facetas, que pese a las adversidades, cualquiera que ésta sea, se sobrepone a través de los elementos que mantienen y fortalecen una relación, que nutren al espíritu y voluntad de ambos cónyuges.

Si el vivir en pareja es un anhelo del alma de todo ser humano, cabe hacer algunas preguntas para reflexionar y tomar conciencia:

¿Cuál es el sentido profundo de vivir en pareja? ¿Cuál es el mayor deseo de tu corazón al buscar o vivir ya en pareja? ¿Qué implica para ti vivir en pareja? ¿Cuáles son los elementos que sostienen tu actual matrimonio? ¿Una pareja que se ama, qué hace por la relación para fomentar el gusto por seguir juntos? ¿Qué elementos nutren, fortalecen y reconstruyen tu relación de pareja o matrimonio? ¿Cuáles son los principales enemigos que afectan o erosionan una relación de pareja?

El vivir en pareja en el amor es todo un arte, ya que implica:

1. Un personal y permanente crecimiento en el que cada miembro se haga responsable de sí mismo y, por una parte sane sus heridas y por otra asuma la responsabilidad de sí mismo;

2. Diseñar conjuntamente una visión que enmarque el escenario deseado de su relación a futuro y sea la brújula que los mantenga el mayor tiempo posible en esa dirección;

3. Establecer y compartir cada uno su más profundo significado de lo que le da sentido a su relación, es decir, las razones de peso que justificarán el convivir juntos en todo momento;

4. Clarificarse mutuamente en todo aquello que cada uno tendría que llevar a cabo en el afán de alagar, hacer sentir agradable a su pareja por estar a su lado, como signo de aprecio y agradecimiento;

5. Establecer en conjunto ciertos criterios o códigos de conducta, de tal manera que el proceder de ambos esté regulado y abiertamente convenido para así lograr una sana convivencia, entendiendo el momento por el que esté pasando cada quien;

6. Generarse el compromiso de aprender de temas relacionados con la pareja, la paternidad/maternidad, la educación de los hijos, la familia, pues dados las condiciones tan cambiantes en las que estamos todos inmiscuidos, la serie de presiones a las que estamos expuestos, exige una permanente preparación y así estar facultados para resolver los diversos acertijos que se hacen presentes a lo largo de la vida;

7. Asumir desde un principio plena responsabilidad y compromiso en el rol que a cada quien le corresponde, tanto como hombre como de mujer y ser solidarios al compartir tareas conjuntas como asistir y apoyar en los momentos en que uno esté en condiciones vulnerables.

8. Esforzarse por promover experiencias conjuntas de dicha, gozo, diversión, intimidad, pues la vida está diseñada para disfrutarla instante a instante y más aún con el ser amado;

9. Toda relación se fortalece en el marco de la libertad, responsabilidad, colaboración y confianza, por lo que es imperioso en estos tiempos convenir entre ambos la voluntad de apoyarse mutuamente en el afán de lograr en pareja la realización como individuos, la realización como pareja y la realización como familia y que todo esfuerzo esté encaminado a ello;

10. Mantener el espíritu de superación y como signo de reconocimiento mutuo, darse a la tarea de vituperar los logros de la pareja y los de los demás miembros de la familia, pues el éxito de uno es el éxito de todos.

Con todo esto, te aseguro que en conjunto podrán diseñar una vida plena, donde cada miembro de la pareja pueda experimentar a través de amar al otro, la seguridad para enfrentar los retos, la realización al conseguir materializar los sueños a través de los años, la satisfacción de vencer juntos todas las vicisitudes y la felicidad de haberse encontrado y decidido caminar juntos la brecha que nunca se volverá a pisar.

La autora es Trainer de la International Coaching Community, ICC , Aliada de Perfiles & Competencias de Rep. Dominicana.

ZOOM
Qué fortalece,  qué debilita

Los elementos que sostienen y fortalecen a una relación de pareja, sea una unión libre, matrimonio, concubinato o cualquier otra son: comunicación, mutuosestima, manejo de conflictos, valores, perdón y amor.
El enemigo silencioso de toda pareja que con el tiempo puede hacer estragos en ella es la comodidad o conformidad.