El rey de España supera una infección tras su novena operación en más de tres años

King Juan Carlos

MADRID. AFP. El rey Juan Carlos de España, de 75 años, fue sometido este jueves a su novena intervención desde 2010, para curar una infección en la cadera izquierda, cuya detección en septiembre había vuelto a abrir el debate sobre su salud y una eventual abdicación.

“La infección está superada”, afirmó en una rueda de prensa el doctor Miguel Cabanela, quien llevó a cabo la intervención para implantar una prótesis en la cadera izquierda del monarca, junto a su colega estadounidense Robert Trousdale.

Durante la operación, “hemos tomado cultivos, los resultados de los cultivos son positivos, así que todo parece indicar que las cosas van por el buen camino”, añadió Cabanela, quien consideró que “es predecible que en primavera pueda caminar sin ayuda”.

Pero difícilmente podrá abandonar las muletas antes de 10 o 12 semanas. Hay que ser “un poco optimista” para pensarlo, debido a los problemas sufridos por el monarca en las extremidades inferiores en los dos últimos años, dijo Cabanela.   Poco antes de su intervención ante los medios, la Casa Real había anunciado mediante un mensaje de texto a los medios la finalización “con éxito” de la operación, llevada a cabo en el hospital privado Quirón de Pozuelo de Alarcón, en las afueras de Madrid, donde acudió a media mañana la reina Sofía, directamente desde el aeropuerto de Madrid, tras llegar de Estados Unidos.

Esta nueva operación ha servido para sustituir la prótesis de cadera provisional que se le colocó al soberano español el pasado 24 de septiembre, tras sufrir una infección.

En esa primera operación, Cabanela y Trousdale retiraron la prótesis que se le había implantado al rey en noviembre de 2012 y que se había infectado, sustituyéndola por una provisional, recubierta de antibióticos para tratar la infección, que se le ha retirado este jueves.

Cabanela, quien señaló que el monarca deberá permanecer entre cuatro y siete días en el hospital, afirmó que podrá hacer “una rehabilitación un poco más agresiva” que tras la última operación de septiembre porque “ahora tiene una prótesis sólida”.

El médico advirtió que el riesgo más grave de que vuelva a aparecer una infección se da en los primeros tres meses tras la intervención, aunque Trousdale insistió en que “hay menos del 5% de posibilidades” de que pueda volver a producirse.

Cabanela añadió que el rey “se encontraba con un estado de ánimo magnífico” y no descartó que pueda presidir el acto de la pascua militar, el próximo 6 de enero, “si tiene que estar de pie durante un periodo de tiempo no muy largo”.

Desde que fuera intervenido en septiembre, el rey ha limitado su actividad a actos en su residencia oficial del Palacio de la Zarzuela.

La operación de este jueves que culmina el proceso que comenzó en septiembre, es la novena intervención a la que se somete el rey, de 75 años, desde mayo de 2010.

Estos problemas de salud y la imagen ofrecida por el monarca en los últimos meses, visiblemente cansado y con muletas, habían suscitado interrogantes sobre una eventual retirada o abdicación en favor del príncipe heredero Felipe, de 45 años, lo que rápidamente fue desmentido por la Casa Real.

“El rey no se ha planteado en ningún momento la abdicación”, afirmó el 20 de septiembre el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, en una rueda de prensa.   Spottorno también recordó entonces que el monarca “tampoco está inhabilitado para el ejercicio de sus funciones, con lo cual no hay lugar a plantearse (…) la introducción de la fórmula de la regencia”.

El príncipe Felipe ha multiplicado últimamente sus apariciones oficiales y el 12 de octubre pasado presidió por primera vez el tradicional desfile militar de la fiesta nacional española en Madrid.