El rey español Felipe VI promete una monarquía renovada

El Rey Felipe VI con su esposa la reina Leticia y sus hijas

MADRID. AP. El nuevo rey de España, Felipe VI, trató de levantar los ánimos de sus compatriotas, asediados por penurias económicas a las que se sumó la humillante eliminación del equipo nacional del Mundial de fútbol. “Somos una gran Nación, creamos y confiemos en ella”, dijo Felipe en discurso de juramentación. Felipe, de 46 años, sucede a su padre Juan Carlos, quien abdicó luego de 4 décadas de reinado para permitir, dijo, que la sangre joven dé nuevas energías al país.

El nuevo rey y su país enfrentan una multitud de problemas. España está apenas saliendo de una doble recesión, con una tasa de desempleo del 26%. Los escándalos han manchado a la familia real y alentado las campañas para abolir la monarquía, mientras poderosos grupos de las regiones abogan por una mayor autonomía, cuando no directamente la secesión.

De uniforme de gala oscuro y aire confiado, Felipe buscó trazar una demarcatoria con el pasado reciente al prometer “una monarquía renovada para un tiempo nuevo”. Dejó bien en claro que su intención es restaurar la confianza pública en la monarquía.

“Hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan con toda razón que los principios morales y éticos inspiren -y la ejemplaridad presida- nuestra vida pública”, dijo a los legisladores, quienes corearon “íViva el Rey!” Expresó su “cercanía y solidaridad” con los que han sufrido los embates de la crisis económica y exhortó a los españoles a evitar la resignación y dar rienda suelta a sus ambiciones.