El “show” de Hanley Ramírez y José Reyes

http://hoy.com.do/image/article/281/460x390/0/843D3F38-0617-4D75-809C-7FA8258D749D.jpeg

POR FRANKLIN MIRABAL
Mientras los fanáticos están atentos a los “fracasos” del Escogido y a los “éxitos” de las Aguilas, dos novatos se roban el “show”. Son dos jugadores que reinarán en Boston y Nueva York y pronto todo el mundo hablará de ellos, como se hacía con Sammy Sosa y Pedro Martínez.

Uno es Hanley Ramírez, de los Tigres del Licey y el otro es José Reyes, de los Gigantes del Cibao. Son los torpederos de lujo del torneo.

Ramírez fue protegido en la nómina de 40 de los Medias Rojas de Boston y su arribo como siore regular está al doblar de la esquina.

Reyes, quien estuvo en las Grandes Ligas, ahora toma un segundo impulso y se prepara para adueñarse de esa posición con los Metros.

Hanley es un muchacho fuerte, puede batear para buenos promedios y tiene poder, y su velocidad lo convierte en el jugador ideal de estos tiempos.

La mejoría en la defensa es apreciable y está poniendo a Boston a acelerar sus planes en cuanto su torpedero del futuro.

Reyes también es muy versátil. Su único punto en contra es la fragilidad en su cuerpo que tiende a producirle diversas lesiones.

HANLEY CON PROYECCIÓN DE ESTRELLA

Hanley Ramírez lleva dos años siendo señalado como el principal prospecto de los Medias Rojas, y así lo admiten otras publicaciones.

Nació el 12 de diciembre de 1983, tiene 6””3 de estatura, 195 libras y fue firmado por Levy Ochoa para Boston.

Baseball Americana también le dio la etiqueta de que no puede fallar.

Hanley lo tiene todo. Sólo debe mantener los pies sobre la tierra, no creerse super estrella antes de tiempo y seguir trabajando duro.

JOSÉ REYES LO TIENE TODO PARA TRIUNFAR

José Reyes pudo ser regular a tiempo completo desde la temporada pasada, pero las lesiones lo golpearon casi todo el año.

Tiene un juego alegre, lo puede hacer casi todo y los Metros lo tienen como una estrella del futuro inmediato y eso se verá en breve.

En lo que se establecen definitivamente en Grandes Ligas, los fanáticos de la pelota invernal se deleitan con la calidad que exhiben.