El síndrome de la pierna inquieta

v1

Si sufre con frecuencia de molestas sensaciones en las piernas, tales como calambres, pinchazos persistentes, los cuales afectan su modo de vida, ¡alerta!, podría estar padeciendo del Síndrome de la Pierna Inquieta (SPI), trastorno neurológico que según explicó a ¡Vivir! el neurólogo José A. Silié Ruiz, se relaciona con los llamados “trastornos del movimiento”.
Precisa el doctor Silié Ruiz, que esta molestia en las piernas obliga al paciente a mantenerse movilizándose en busca de mejoría a dicha sintomatología, que aumenta de manera importante, básicamente cuando la persona está en reposo.
“Estos pinchazos, calambres, frecuentes obligan al paciente a movilizarse, a pararse, caminar dando unos pasitos, o si se encuentra acostado, tratan de movilizar las piernas, cambiar de posición con frecuencia, lo que le ayuda a mejorar en cierta medida esas molestias”.
Episodio. Explica el experto, que aunque no se tiene claro las causas que provocan esta condición de salud, ni los elementos etiológicos que lo provocan, se considera como “una condición de los llamados ‘trastornos del movimiento’, y que guarda relación con la dopamina.
Precisa el reconocido neurólogo, que el síndrome de la pierna inquieta es producido por neurotransmisores usados en el cerebro, principalmente por los llamados ganglios basales, consistentes en unas estructuras cerebrales, similares a unas almendras.
“En las profundidades del cerebro, que tienen que ver con los movimientos piramidales y extra piramidales, se encuentran esos neurotransmisores”, explica el experto.
Añade no obstante, que existen otras teorías, las cuales relaciona este episodio clínico con la disminución de la ferritina (hierro) en el organismo, así como también con la genética, ya que “hay familias con varios casos de patología del movimiento”.
Indica que la enfermedad se asocia también a la insuficiencia renal, neuropatía diabética, por metales pesados y otros tóxicos del sistema nervioso periférico.
Casos en el país. Cuenta a ¡Vivir! el doctor José A. Silié Ruiz, que aunque en el país no se tienen estadísticas éste síndrome, “se asume que es muy común. En tanto que las estadísticas en el ámbito mundial es de 2 a 3% de la población.
Sexo y edad. El Síndrome de la Pierna Inquieta afecta tanto a hombres como a mujeres por igual, y aunque los niños podrían padececerlo, es más común que lo sufra la población en edad de más de cuatro décadas.
Este padecimiento tiene relación con otras condiciones de salud, a juicio del doctor Silié Ruiz.
Afirma, que el SPI tiene una estrecha relación con otras condiciones de salud, ya que influye en la alteración del sueño, afectando esto la calidad de vida de quienes lo sufren.
“Esto significa que de manera importante la calidad del sueño va a incidir en la vida del paciente, provocando: insomnio, depresión, irritabilidad permanente, apatías, desganos, etc, estas son las principales secuelas de esta condición de salud”.
¿Prevención? Precisa el doctor José A. Silié Ruiz que aunque no se tienen formas científicas para prevenir el Síndrome de la Pierna Inquieta, la recomendación médica es caminar, tener control de la glicemia, la urea, la cretina y las anemias.