El sol con un dedo

Insiste la ministra de Salud, la doctora Altagracia Guzmán Marcelino, en que las autoridades de Puerto Rico, que ayer pidieron a sus nacionales tomar las medidas de prevención necesarias si van a viajar a la República Dominicana, no le han notificado de manera oficial sobre varios casos de malaria que habrían llegado a la vecina isla desde aquí, como si de ese trámite dependiera la veracidad de la información. De todas maneras la ministra negó, de forma enfática, que se hayan registrado tres casos de la enfermedad en Punta Cana, y declaró que desde que se enteró de la información a través de las redes sociales se activó la vigilancia. Pero la doctora Guzmán Marcelino fue desmentida por uno de sus propios funcionarios, quien confirmó a Diario Libre los casos de malaria reportados desde Puerto Rico. El doctor Jaime Rodríguez, director de Salud Pública de la provincia La Altagracia, informó que se encontraron criaderos del mosquito que transmite la malaria en unas lagunas cercanas al hotel donde se hospedaron los estudiantes que, según el ministerio de Salud de la vecina isla, se infectaron aquí, y explicó porqué esa comunidad es tan vulnerable a la enfermedad: el clima de la zona, en la que abundan los manglares y las lagunas naturales y artificiales, y la gran cantidad de haitianos que entran y salen constantemente. Es difícil creer que la Ministra de Salud, que ya ocupó ese cargo anteriomente, desconozca esa realidad, por lo que resulta evidente que con su culebreo está jugando a la politiquería dizque para proteger al turismo de noticias negativas. Para un funcionario que aprecie su cargo siempre será mas fácil restarle gravedad al problema denunciado, o simplemente negar su existencia, que atacar sus causas, sobre todo si los resultados o soluciones llegarán en el largo plazo. Por eso hay, en este país, tantos problemas sin resolver, y también tantos funcionarios dispuestos a hacer el ridículo queriendo tapar el sol con tan solo un dedo.