El “stent”, principal tratamiento de la enfermedad ateromatosa coronaria

El “stent”, principal tratamiento de la enfermedad ateromatosa coronaria

Al despuntar el 2022, el “stent” es en República Dominicana -siguiendo los pasos de los países desarrollados- el principal tratamiento de la enfermedad ateromatosa coronaria.

El cardiólogo intervencionista José Luis Peña Reyes hace la afirmación, al indicar que ese dispositivo, de útiles resultados, ha sido mejorado en los últimos tiempos con la incorporación de medicamentos destinados a impedir la tendencia a la reobstrucción de los vasos sanguíneos.

“Los stent farmacológicos llegaron diez años después de los metálicos, lo que indica que son dispositivos con mayoría de edad y confiables”, dijo Peña Reyes, del Centro Cardiovascular Santo Domingo, que maneja un buen porcentaje de casos.

“Los medicamentos han ido mejorando y evolucionando la función del stent, cuya estructura ha variado, y hoy es de mallas finas, con menor cantidad de material metálico, pero que, al mismo tiempo, da suficiente fuerza radial para mantener la arteria abierta”, explicó.

Puede leer: Por qué el apéndice no es tan inútil como se pensó durante décadas

“El stent medicado, después de tantos años, y con algunas variaciones en términos de tipo y forma del material farmacológico que se le impregna, se mantiene como el dispositivo que más se emplea en la llamada cardiología intervencionista. Este procedimiento está llamado a abrir arterias coronarias mediante cateterismo sin cirugía”, destacó Peña Reyes.

En el Centro Cardiovascular Santo Domingo, frente a Bellas Artes, el especialista mostró los “stent” y los describió como “un tubo pequeño de malla de metal, que se coloca en la arteria coronaria después de una angioplastia con balón, se expande y deja fijo, garantizando el flujo libre de sangre.

Explicó que en el Centro Cardiovascular Santo Domingo se maneja diariamente casos, tanto de urgencia como de pacientes programados que necesitan soluciones ante deficiencias por arterias bloqueadas, sin recurrir a cirugía de “baypass”.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas