El sucesor del “Hubble” se prepara para capturar luz de las primeras galaxias

Telescopio espacial “James Webb”, considerado como el sucesor del “Hubble”.
Telescopio espacial “James Webb”, considerado como el sucesor del “Hubble”.

El telescopio espacial “James Webb”, considerado como el sucesor del “Hubble”, se prepara para capturar la luz de las primeras galaxias y para profundizar en el conocimiento de la formación y evolución de los sistemas planetarios y el origen de la vida.

El lanzamiento del nuevo telescopio espacial, el más grande y sofisticado que se ha construido, está previsto para el año 2018 a bordo de un lanzador “Ariane 5” desde las instalaciones que la Agencia Europea del Espacio (ESA) tiene en Kourou, en la Guayana Francesa.

Más de un centenar de científicos de todo el mundo han participado hoy en una reunión de trabajo en la sede que la ESA tiene en Villanueva de la Cañada (Madrid), para familiarizarse con los instrumentos que llevará el nuevo telescopio y las herramientas de análisis que se usarán para procesar la información que enviará a la Tierra.

El “James Webb”, una misión conjunta de la NASA, la ESA y la la Agencia Canadiense del Espacio,  incorpora un telescopio de 6,5 metros, por lo que casi triplica la de su antecesor, el “Hubble”, operativo desde el año 1990 y con el que convivirá en el espacio varios años.

El nuevo telescopio buscará la luz de las primeras estrellas y galaxias que se formaron tras el “Big Bang” y permitirá conocer cómo han evolucionado esas galaxias, los diferentes sistemas planetarios y el origen de la vida.

Pero además alcanzará a “ver” algunos de los objetos más alejados del Universo y que son en la actualidad inalcanzables desde la Tierra o desde otros artilugios espaciales, y también caracterizar algunos de los exoplanetas que se han encontrado durante los últimos años.