El tamarindo en cuatro recetas fáciles

2C_¡Vivir!_22_1okey,p01

Su fruto está envuelto en una gruesa piel denominada vaina. Cuando el tamarindo no está maduro, la pulpa tiene un sabor amargo, ácido, y se utiliza en la gastronomía árabe, mexicana e india para elaborar salsas de platos salados.
Cuando está maduro, la pulpa tiene un sabor dulce y menos ácido. Es utilizado en platos culinarios para elaborar salsas, sopas picantes y para cocinar diferentes recetas de arroz y ensaladas de verduras.

El tamarindo forma parte de diferentes dulces, pues su sabor ácido y la combinación con algunas frutas y picantes lo hacen delicioso.
Para aprovechar todos los beneficios de esta fruta tropical, los dulces deben consumirse solos o con endulzantes sin calorías.

El tamarindo se utiliza para la elaboración de jugos o helados. La pulpa en pasta está disponible en cualquier supermercado.

recetas
Salsa de tamarindo

1 libra de tamarindo natural
2 cucharadas de aceite de ajonjolí o de oliva, preferentemente extravirgen
6 dientes de ajo picados
1 taza de consomé de verduras
Miel de abeja al gusto
Pizca de sal
1 cucharadita de pimienta
Preparación. Hervir un litro de agua, cuando esté hirviendo el agua retirar del fuego y colocar dentro el tamarindo, dejarlo remojando durante una hora. En una sartén, colocar el aceite y sofreír los ajos hasta que cambien de color. Agregar la pulpa de tamarindo y el consomé de verduras y calentar durante 3 minutos. Agregar la miel de abeja, la salsa agridulce, la pimienta y la sal. Es excelente como condimento en purés de verdura, también para aderezar ensaladas, o condimentar platos de carnes, pollo y pescado.

Pollo con salsa de tamarindo

4 filetes de pechuga de pollo

2 tazas de pulpa de tamarindo
3 o 4 cucharadas de aceite de canola o de ajonjolí
3 o 4 dientes de ajo
Edulcorante al gusto (sucralosa o estevia resisten el calor)
1/2 taza de agua
Pizca de sal
Pimienta al gusto
Preparación. Extender cada pieza de pechuga, sazonar con sal y pimienta por ambos lados. Colocar sobre una sartén previamente engrasada. Hornear a 200 °C por 40 minutos hasta que las pechugas estén cocidas. Para la salsa: Colocar en una cacerola el tamarindo con el ajo y agua. Cocer por alrededor de 5 minutos hasta que el tamarindo se suavice. Licuar o batir y colar. Regresar al fuego, sazonar con sal y añadir edulcorante al gusto. Servir las pechugas y bañar con la salsa.

Helado de tamarindo

1 libra pulpa de tamarindo sin semilla
4 litros de agua
Edulcorante o miel de abeja al gusto
Preparación. La pulpa se deja remojar en el agua durante 30 minutos. Luego se va triturando con las manos dentro del agua para que suelte todo su sabor. Cuando la pulpa esté descolorida, se cuela y se le anexa el edulcorante o la miel de abeja, revolviendo hasta que se diluya. Se envasa en vasitos plásticos medianos y se lleva al congelador. Ideal para todas las edades en estos calurosos días.

Dulce de tamarindo

1 libra de tamarindo pelado sin semillas
1/2 litro de agua
1 cucharada de pimiento picante
1/2 de azúcar
1 cucharadita de sal refinada
Preparación. Poner a cocer la pulpa del tamarindo con el agua durante unos 20 minutos o hasta que esté bien blandita. Agregar los demás ingredientes y, cuando espese, hacer pequeña bolitas y cubrirlas con azúcar.