El tenista Novak Djokovic, nuevo embajador de Buena Voluntad de Unicef

Djokovic of Serbia serves the ball to Raonic of Canada in their men's singles semi-final match at the Rome Masters tennis tournament

Nueva York. El serbio Novak Djokovic, primera raqueta del mundo, fue designado hoy embajador de Buena Voluntad de Unicef, en un acto en Nueva York en que el tenista firmó además un acuerdo entre su fundación y el Banco Mundial para el desarrollo de la infancia en su país.

La directora ejecutiva adjunta de Unicef, Yoka Brandt, destacó que el tenista “es un héroe en las canchas, es un héroe para los niños, especialmente en Serbia”, por el trabajo que realiza con Unicef y a través de su Fundación Novak Djokovic, para que tengan acceso a educación temprana.

Brandt recordó que millones de niños en el mundo aún no tienen acceso a salud, nutrición y educación temprana, indispensables para desarrollar su máximo potencial, al destacar así la labor del tenista que les llevó a nombrarle embajador, uniéndose así a otros famosos, como la actriz Angelina Jolie, la también tenista Serena Williams, el futbolista David Beckham o las cantantes Shakira y Katy Perry.

“Me siento honrado de seguir ayudando a defender y respetar los derechos de los niños y proporcionar acceso a la atención y desarrollo en la infancia para los niños y niñas”, indicó Djokovic, que desde 2011 es embajador de Unicef para Serbia.   El ganador de nueve torneos de Grand Slam lamentó que en su país menos del 50 por ciento de los niños asistan a un preescolar.

“Desafortunadamente en Serbia tenemos muy bajo porcentaje de niños que van a instituciones preescolares o siguen programas preescolares. Unicef ha inspirado a mi fundación para fijar la misión de trabajar en el desarrollo de la temprana infancia”, señaló.   “La educación es fundamental para una mejor vida de adultos” dijo el tenista, de 28 años, que participará en el US Open de Nueva York que comienza el 31 de agosto y que señaló que en su país los niños viven en circunstancias que les desalientan para soñar.

El serbio, que viene de ganar en julio su tercer título de Wimbledon al derrotar al suizo Roger Federer, también recordó las circunstancias en que vivió en Serbia durante la guerra, que le hicieron tener una personalidad más fuerte y le ayudaron a salir adelante con el apoyo de sus padres.