El tiempo de Neifi Pérez

http://hoy.com.do/image/article/217/460x390/0/0C7AE1FB-5F18-4F5A-8D5E-AC888DE76E26.jpeg

SCOTTSDALE, Arizona (AP).- Acostumbrado a ser titular de cualquier equipo, el torpedero dominicano Neifi Pérez no la pasó muy bien el año pasado en la banca de los Gigantes de San Francisco.

Pérez, un ex guante de oro en el 2000 con los Rockies de Colorado, fue reclamado por San Francisco la temporada pasada de la lista de inactivos de los Reales de Kansas City.

Sin embargo, su posición en los Gigantes pertenecía a Rich Aurilia, por lo que el quisqueyano se tuvo que conformar con salir del banco y trabajar esporádicamente en la intermedia y el campocorto.

Aurilia dejó al club en el receso para firmar con los Marineros de Seattle, dejando el camino libre para Pérez.

“El debe estar en la alineación todos los días”, dijo el manager dominicano Felipe Alou. “El es mejor que un simple utility. No le gustó mucho eso el año pasado”.

Pérez, por su parte, está contento de vuelta en el campo como titular.

“Ya volvió la alegría. Fueron cosas que pasaron tiempo atrás”, comentó Pérez en el campo de entrenamiento de San Francisco. “Yo creo que una de las cosas más difíciles es ir a la banca después que tú estás jugando todos los días”, agregó.

Recordó que nunca se sintió cómodo en Kansas City, equipo al que lo canjeó Colorado en el 2001.

Ahora con una posición segura en los Gigantes, Pérez dijo que tiene sus metas puestas en ganar otro guante de oro y mejorar su bateo.

El año pasado, en 120 partidos y 328 turnos al bate, tuvo promedio de ,256, con 31 empujadas y 27 anotadas. En sus ocho campañas en las Mayores batea para ,271, con 48 jonrones, 361 remolcadas y sólo 103 errores defensivos.

Sostuvo que estaría contento si logra batear ,270 y continúa sólido con el guante.

“Los campocortos eran sólo defensivos, pero ahora tú tienes que batear. La culpa hay que echársela a Alex Rodríguez, Jeter y Garciaparra que nos dañaron el negocio”, expresó en broma y en serio.

Indicó que el equipo sabe que él nunca llegará a batear 20 jonrones en una temporada, como lo hacía Aurilia, pero la gerencia también está consciente de que puede sacar más outs que su predecesor.