El trap, Anuel AA Y Bad Bunny: música delincuencial

El género musical trap gana cada vez más espacio en el gusto de la juventud dominicana quienes encuentran en dichas notas, una expresión genuina de los problemas que definen su acontecer inmediato.

Trap en inglés es “trampa”; con este término los afroamericanos hacen referencia a “trapicheos de drogas”. Su definición original no estádistante a lo que promueve este género; trap es: drogas, sexo, armas, muerte, traición…Aunque quienes producen este ritmo, dicen que no es exclusivo del trap promover temas de contenido violento, y afirman que tanto el rap como el dembow y el regguetón también reproducen esas líricas, aseguran, además que lo que diferencia a cada ritmo no es el contenido explícito, sino el beats o instrumental de la canción, aún así, es más que notable, precisar que las notas del trap están muy marcadas en incitar la violencia.

La música como manifestación cultural abre la posibilidad de impulsar propuestas, y}o estructuras ideológicas que cohabitan en la personalidad del artista, para ello, el trapero personifica cada canción con la intención de mostrarnos nuevos aspectos de surealidad, que cada vez es más contradictoria.

El cantante trap estálisto para fomentar el desorden, el caos, la anarquía…Resquebrajar su figura, para con ello agrietar y romper la acción social ordenada, coherente y lógica; sobre cargar los temas: desamor, muerte, orgías, armas, traición, drogas, sexo…, con ésto, a quien personifica la canción(por lo regular al mismo intérprete) lo hace aparecer como vulnerable e inconsistente en una Sociedad donde una gran cantidad de jóvenes se infravaloran.

“Real hasta la muerte”; “Si tú no me matas, yo te mato”; “Bajaron los kilos, y los multipliqué”; “ Balas con cojones to a mis pistolas son Glock”; “Tú eres mi pistola, y yo soy tú chip”; “Baby, tú y yo nacimos pa morir”; “La amo como amo a mi pistola”; “El chipete, mi 40, y el brazo un demonio, buscando estos cabrones para hacer le su velorio, y nos vemos en el ollo”. Anuel AA, conocido como el rey del trap, y quien cumple una condena de 30 meses en una prisión federal de su natal Puerto Rico desde el 2016, mantiene cauto con sus agresivas letras a una gran cantidad de jóvenes que no sٕólo disfrutan su música, sino que reflejan y reproducen su conducta antisocial.

“Otro más por si sobrevive de casualidad”; “El diablo me inyecta”; “Ya me acostumbré, ya me acostumbré, a siempre ganar como el 23”;“Me compré una fory, y a Cupido se la vacié”; “Si mi 40 fuera Versace en la cara te hacemos una medusa, marihuana, la juca y pastilla; la cubana que de lejos brilla…Soy un hijo e puta desde que nací”. Bad Bunny, “el conejo malo”, exponente puertorriqueño del género trap muy sonado por las emisoras locales. Aunque las canciones del Conejo Malo están fuertemente marcadas de censuras por poseer un vocabulario muy soez, denigrante y que se opone a las buenas costumbres, no menos cierto es que sus temas siguen sonando, y a su vez ocupando un sitial importante en la preferencia de la juventud nuestra.

El trap se originó a partir de 1990 en los Estados Unidos como una subcategoría del rap. En Latinoamérica, el trap llega a Puerto Rico para el año 2000 con la participación de intérpretes como Yaga y Mackis, Randy, Arcángel, De la Ghetto, entre otros cantantes boricuas. Pero es en el 2015 que el trap latino toma popularidad en República Dominicana con la promoción en las redes sociales, y en la radio local de los artistas Anuel Aa, Bryant Myers, Almighty, Bad Bunny, Anonimus y otros. Las emisoras puertorriqueñas tienen prohibida la difusión de la mayoría de estos exponentes por considerar que sus letras son muy agresivas.

Una función vital en las letras del trap es justamente abandonar los problemas tradicionales;mostrar nuevos aspectos de la realidad,y reflejar una imagen del problema cada vez más moderna. Cuando un ritmo persiste, los seguidores del género pueden llegar a pensar que el artista no tiene nada nuevo que ofrecerle, que decirle; es por ello que las letras del trap se encrudecen en cada presentación; son mucho más explícitas, porque hay un público esperando por ello.

El trapero asume posiciones sobre diversos temas, de cara a aparecer como un ídolo, y con ello despertaren su público, verdades por acertadas para que los mismos se consideren mientras cantan sus canciones como coautores de las mismas. Los seguidores de Anuel AA y Bad Bunny al escuchar cada tema, lo asocian a su rutina, lo visualizan en sus prácticas (la que conocen y viven a diario), por tal razón ven en cada nota musical, un episodio de su vida.

La violencia en las escuelas se ha incrementado a niveles nunca antes visto, a esto se suma la ola de feminicidios, atracos, violaciones, entre otras conductas y acciones delictivas. La Sociedad dominicana necesita depurar un conjunto de prácticas y conductas que aunque ya la Sociedad las ve como normales, es tiempo de que empecemos a desaprenderlas.