El triunfo extrema derecha desata pesimismo Europa

PARÍS. AFP. Tras los comicios europeos que registraron un avance de la extrema derecha y los euroescépticos, los expertos se muestran pesimistas sobre el futuro de la UE, apostando unos por una pausa en la construcción europea mientras otros reclaman una profunda reforma del bloque.

Según una fuente diplomática, los resultados ilustran una crisis mucho más grave que la crisis económica y financiera precedente: una crisis de desconfianza y credibilidad respecto a Europa. Las dificultades económicas originaron la crisis precedente, pero esta vez “hemos perdido el sentimiento de la utilidad de Europa”, señala la fuente. El avance de los extremos “se ha acelerado con la crisis económica”. “Los Estados europeos son zarandeados por la mundialización, que les impone dolorosas adaptaciones cuyo precio político es alto”, reconoce Jean-Dominique Giuliani, presidente de la Fundación Robert Schuman.

Los grandes partidos proeuropeos, empezando por los democristianos y los socialistas, siguen siendo mayoritarios en el Parlamento de Estrasburgo, pero todos salieron malparados en esta elección frente a los movimientos euroescépticos, sean éstos de izquierda (como en Grecia e Italia) o de derecha y extrema derecha (Gran Bretaña, Francia, Dinamarca). Estos partidos podrían obtener en total una quinta parte de los escaños del Parlamento europeo. El diario francés Le Monde alude incluso a una “ola eurófoba en el Viejo Continente”, haciendo hincapié en un trío de partidos que encabezó los resultados en sus respectivos países: el UKip británico (27.5% de los votos), el Partido Popular danés (26.7%) y el Frente Nacional francés (25%).

A lo que hay que agregar que más de la mitad de los electores optó por la abstención, otro signo de desamor por Europa. Los extremos “progresan en todos los países de la UE. Europa está en ruinas, sólo queda reconstruirla”: esta constatación emana de Daniel Keller, gran maestro del Gran Oriente de Francia.