El turismo espacial con días contados

MOSCÚ (EFE).- El turismo espacial como se ha entendido hasta ahora, unos 20 millones de dólares a cambio de un asiento en una de las naves Soyuz rusas con destino a la plataforma orbital, podría tener los días contados.

“El turismo espacial es una actividad obligada. Lo siento, pero tenemos que construir la Estación Espacial Internacional (EEI) no para los turistas sino para satisfacer las necesidades de los habitantes de la Tierra”, aseguró Vitali Lopota, presidente de la corporación cósmica Energuia.

El director de la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos), Anatoli Permínov, ya le ha puesto fecha de caducidad a los pasajes a la plataforma orbital- 2010.

“Me temo que a partir de 2010, deberemos interrumpir el turismo espacial tal y como se practica actualmente”, dijo.

Permínov explicó que “según los acuerdos internacionales, cuando se lanzan los módulos científicos japoneses y europeos, la tripulación (de la EEI) deberá ser de seis personas.

En ese caso, no habrá sitio para turistas espaciales”, añadió. Eso sí, matizó, “todas las personas con las que ya hemos firmado un contrato volarán a la estación”, según la agencia Interfax.

El jefe de Energuia, el consorcio encargado de la construcción de los cohetes Soyuz, explicó que si el programa espacial ruso recibe la financiación necesaria, ya no tendría que recurrir al turismo como fuente de ingresos, según la agencia oficial Itar-Tass.

De lo contrario, añadió, en un futuro “tendríamos que seguir reservando espacio en las Soyuz para los turistas”.