El valor de la imagen

http://hoy.com.do/image/article/807/460x390/0/047AF67B-DA8D-46AD-8B38-9A6FB7E53DEA.jpeg

Así no es

Todas las organizaciones son proclives a confrontar diferentes tipos de crisis. En ocasiones estas pueden ser de carácter interno o externo. En este sentido, se ha dicho que la crisis es una situación que pone en peligro la imagen pública y el equilibrio normal de las empresas e instituciones.

Cuando las organizaciones tienen que afrontar una crisis, no importa sus causas y magnitud, lo  importante es tener disponible un equipo humano con competencias, habilidades y experticias en el buen manejo de crisis.  

 Una crisis mal gestionada puede destruir la imagen de confianza y reputación de una organización, sin importar que tan bueno sea su posicionamiento o la cantidad de recursos económicos que posea. También  amenaza en convertirse en conflicto, no se puede resolver con arrogancia, ira y prepotencia. Para enfrentar con éxito cualquier tipo de crisis, es necesario que las  partes involucradas conozcan y pongan en práctica la negociación por intereses, la cual se centra en los intereses básicos de las partes en conflicto. En resumidas cuentas, las crisis hay que enfrentarlas con negociaciones del tipo ganar-ganar.

La negociación por intereses facilita que las partes busquen opciones mutuamente satisfactorias basadas en criterios justos, posibilitando llegar a acuerdos sensatos, eficientes y satisfactorios. Además, con ella se ahorra tiempo y energía porque se eliminan las posiciones encontradas, se mejoran las relaciones y los acuerdos son duraderos. La gestión de relaciones públicas, en un ambiente de crisis, tiene la misión de proporcionar tres puestas inmediatas a los diversos grupos de interés de la organización ante situaciones graves (accidentes, desastres, dificultades financieras, huelgas de empleados, violaciones a acuerdos, etc.) que atenten  con afectar la imagen pública de ésta.