El virus de la rabia y sus características epidemiológicas

El virus de la rabia y sus características epidemiológicas

La rabia es una enfermedad zoonótica que aparece de forma progresiva.

Una vez que el virus de la rabia se propaga por el sistema nervioso central tiene lugar la inflamación progresiva del cerebro y la médula espinal, que acaba produciendo la muerte.

La rabia es una zoonosis viral que afecta a todos los mamíferos, sean estos domésticos o salvajes, inclusive al hombre, y se transmite a través del contacto con la saliva infectada por medio de mordeduras o arañazos.

La enfermedad está presente en todos los continentes y afecta a más de 150 países. En el mundo, la enfermedad es responsable por cerca de 60.000 muertes humanas anualmente y en la gran mayoría de los casos humanos, el perro es la fuente de transmisión.

La rabia se presenta en animales mamíferos de sangre caliente. Registros estadísticos del Centro Antirrábico Nacional indican que en todo el país son notificadas, en promedio, unas 30 mil agresiones por animales, el 90% de estas por parte de mascotas domésticas (perros y gatos).

Las Américas han logrado reducir drásticamente la incidencia de la rabia humana transmitida por perros a cerca de un 98%, con alrededor de 300 casos en 1983, a 2 casos humanos transmitido por perros en 2020. Sin embargo, en los últimos años, la rabia en humanos transmitida por animales silvestres adquiere mayor importancia, siendo el murciélago hematófago (Desmodusrotundus) el principal transmisor.

Le puede interesar: EEUU prohíbe entrada de perros de países con riesgo de rabia

Actualmente, solo en la región de las Américas, un millón de personas expuestas al riesgo de rabia recibe profilaxis post-exposición cada año. Además, cerca de 100 millones de perros son vacunados en campañas de vacunación contra la rabia en el continente.

En la región de las Américas, la OPS/OMS, a través de PANAFTOSA/SPV, es responsable por la coordinación del Programa Regional de Eliminación de la Rabia humana transmitida por perros, brindando cooperación técnica a todos los países de esta región desde el año 1983.

El MSP ha declarado la rabia como una enfermedad de atención prioritaria, por lo que desarrolla iniciativas y estrategias tendientes a garantizar el tratamiento oportuno y de calidad a todas las personas agredidas por animales, así como la inmunización acorde con las Normas Nacionales.

Preguntas frecuentes

Recomendaciones y procedimientos a seguir con los animales agresores, evaluación y disponibilidad del animal recomendación de profilaxis pos exposición:

Recomendaciones y procedimientos a seguir con los animales agresores

-Perros y gatos saludables: disponible por 15 días de observación. No se debe iniciar profilaxis a menos que el animal tenga signos clínicos de la rabia.

-Rabioso o sospechoso: iniciar profilaxis inmediatamente.

-Desconocido, no localizable, o desaparecido (por ejemplo, fugado o murió y lo botaron). Iniciar profilaxis inmediatamente. Animales silvestres (mangosta/hurón, murciélagos u otros) asumir que tiene rabia, a menos que haya un diagnóstico de laboratorio negativo. Iniciar la profilaxis inmediatamente. Suspender la profilaxis si los diagnósticos de laboratorio del cerebro son negativos.

-Si durante los 15 días de observación el animal presenta síntomas de rabia, se debe iniciar profilaxis la pos exposición de inmediato. Aunque sean producidas por un animal conocido, en caso de heridas en cabeza, cuello, palmas de las manos, plantas de los pies, órganos sexuales y mamas, deben ser administradas cinco dosis (los días 0, 3, 7, 14 y 28). En caso de que el animal no presente síntomas al día 14, no aplicar la cuarta dosis. Observar.

Publicaciones Relacionadas