Eleomar Puente, el testigo ocular

http://hoy.com.do/image/article/283/460x390/0/752B8C3D-2BCE-44D2-9D76-134688AC535F.jpeg

POR AMABLE LÓPEZ MELÉNDEZ
En el vórtice del arte cubano contemporáneo destacan los oficiantes de todo genero, de toda calaña, de toda calidad, de toda convicción. ¿Quién no lo sabe? Durante las últimas cuatro décadas, una gran parte de la sociedad cubana persiste sobres sus ideales políticos e ideológicos socialistas de construir la más bella Utopía de su Revolución.

Sin embargo, cientos, miles y hasta millones de los hijos de la amada patria de Marti, Maceo, Máximo Gómez, Carpentier y Lam, viven hoy como protagonistas y testigos oculares del desarraigo, del miedo, del autoritarismo, de la sospecha, la manipulación, la precariedad, el silencio y el asesinato.

Así resultan cada día más admirables la creatividad, la vitalidad expresiva, el virtuosismo formal y la extraordinaria capacidad imagética que caracterizan la obra de una serie de pintores cubanos de la actualidad. Pero resulta todavía más sorprendente la manera como los artistas cubanos contemporáneos han sabido reaccionar con renovados recursos imaginativos ante la compleja realidad y ante el incontenible potencial creativo de su pueblo.

En el caso del joven artista cubano Eleomar Puente, la referencia a la realidad urbana se instala como imagen de “una ciudad sitiada desde adentro”. La obra de Puente logra calar de manera profunda en nuestra consciencia a la hora de una confrontación intelectiva de las relaciones de poder, de las formas, apariencias o in-consistencias de lo real y lo no real. En sus deliciosas, enigmaticas e inquietantes imágenes, activa fulminante todo el esplendor de la plasticidad psíquica de nuestro ser y no ser. La suya es una poética visual materializada sobre el rigor del oficio, sobre las asimilaciones y transmutaciones de los más vitales substratos técnicos y estilísticos de la modernidad pictórica latinoamericana.

Residente en Santo Domingo desde 1993, Eleomar Puente, esta presentando actualmente su más reciente producción pictórica en la prestigiosa Galería Botello, localizada en el 314 de la Ave. F.D. Roosevelt, en Hato Rey, San Juan, Puerto Rico. La muestra, compuesta por una 15 piezas en acrílico sobre tela de grandes y medianos formatos, fue inaugurada la noche del pasado jueves 23 de septiembre bajo el elocuente titulo de “Testigo Ocular”, en colaboración con la galería dominicana Lyle O. Reitzel Arte Contemporáneo, representante del artista.

Entre las obras mejor logradas, de profundas implicaciones simbólicas y de mayor impacto expresivo, hay que citar “Libertad, infinito deseo”(2004), “El ocaso del vuelo”(2004), “The Political Project”(2004), “La Señal” (2004), “Sentimientos encontrados” (2004), “Blue Scape ll” (2004), “El oráculo me dijo” “La sospecha”(2004), “Play the Game” (2004), “Coldness”(2003) “Testigo Ocular”(2004) y “Mágico reencuentro”(2004).

Eleomar Puente nació en Santiago de Cuba en el año 1968. Su formación artística la realizo en la Escuela Provincial de Artes Plásticas Jose Joaquín Tejada en Santiago de Cuba y en la Academia de Bellas Artes San Alejandro, de La Habana, Cuba, entre 1983 y 1987. Ha expuesto su obra individualmente en importantes galerías y museos de Cuba, República Dominicana, Puerto Rico, Centroamérica y los Estados Unidos. Puente ha sido galardonado con importantes reconocimientos, tales como el Premio de Adquisición en la XXl Bienal Nacional de Artes Visuales, Museo de Arte Moderno, Santo Domingo (1999); Mención de Honor en la Vl Bienal Internacional de la Pintura de Cuenca, Ecuador (1999), Medalla de Oro en la ll Bienal de Pintura del Caribe y Centroamerica, Museo de Arte Moderno, Santo Domingo (1994), Premio de la Crítica en el Salón Internacional del Dibujo de la Fundación Arawak en el Museo de Arte Moderno, Santo Domingo (1997), Premio de la Crítica en la lra. Bienal de Pintura del Caribe y Centroamerica, Museo de Arte Moderno, Santo Domingo (1992), Mención de Honor en el ll Salón Nacional de Premiados, La Habana, Cuba (1990).

Acierta objetivamente la crítico de arte Ingrid M. Jiménez Martínez cuando advierte con lucidez que en estas obras recientes “Eleomar Puente no ha instalado el terror al encierro en sus espacios habituales-la prisión, el asilo, el orfanato o el manicomio. En cambio, es la ciudad, el lugar de las altas edificaciones, de las sombras oblicuas, de los espacios estrechos y oscuros, las calles solitarias, la que suscita el desplazamiento, incita la fuga. La pintura reciente de este artista cubano, residente en Santo Domingo, impacta por su dramatismo, por los elementos sorpresa y por su fuerza expresiva. La ciudad y los interiores de sus rascacielos son un entorno capaz de evocar el encierro, uno de los efectos del poder. Son también el punto de arranque para una reflexión crítica que denota una mirada conocedora de ellos, tanto desde adentro como desde afuera. La ciudad en la representación, es un lugar o que no parece anclado o que se hubiese cavado en la profundidad”(1).

“NOW” EN GALERIA VARELLI

Desde el año pasado se mantiene activa la galeria VARELLI-arte contemporáneo, dirigida por Rosario Bonarelli y Fernando Varela y localizada en el No.5 de la Calle Barlovento, en la Marina de Casa de Campo (La Romana). Y, precisamente, celebrando el primer aniversario de este interesante espacio, a partir de las 7:00 de la noche de este sábado 23 de octubre, sus atentos anfitriones invitan a la apertura de la exposición titulada “NOW – arte contemporáneo dominicano 2004”, la cual está conformada por obras en diversos lenguajes como pinturas, esculturas, dibujos, instalaciones y fotografías de los artistas Jhonny Bonnelly, Toni Capellán, Mónica Ferreras, Leopoldo Maler, Pascal Meccariello, Raquel Paiewonsky, Jorge Pineda, Belkis Ramírez y Fernando Varela.

Siguiendo su trayectoria de compromiso con la proyección de las manifestaciones más acabadas del arte dominicano contemporáneo, Varelli reúne en esta ocasión un destacado y selecto grupo de artistas dominicanos contemporáneos con un conjunto de obras que se instalarán en los espacios de la galería y en las áreas exteriores de la Marina de Casa de Campo.

Sobre esta muestra, Rosario Bonarelli indica que “nuestra idea es dar una visión lo más amplia y enriquecedora posible de nuestro arte, en este caso, contemporáneo, y hacer conocer a un público nuevo algunos de los artistas dominicanos más destacados, todos con una sólida trayectoria nacional e internacional y sus respectivas propuestas”.

——–

(1) Ingrid M. Jiménez Martínez: “La fuga del encierro”, ensayo para el catalogo de la exposición “Testigo Ocular”, Galeria Botello, San Juan, Puerto Rico, Sept., 2004.

——-