Elton John, más roquero que diva, desmelena al Teatro Real de Madrid

Elton

Madrid. Aunque el venerable poso del Teatro Real se prestara a priori más a su encarnación altiva y divina, Elton John levantó esta noche al público de postín que asistió a su debut en el coliseo lírico madrileño con una buena dosis de rock cercano y vigoroso, con cierto sabor de epílogo.

“Me he pasado de gira 47 años, pero ha sido el viaje más increíble que nadie pueda tener. Ahora me gustaría ver crecer a mis hijos, pero en todos estos años ha habido una constante, el amor del público. Gracias a España y a Madrid”, dijo el músico británico en una de sus alocuciones, confirmando su intención de retirarse paulatinamente de los escenarios.

Con el concierto de hoy cierra de momento el tramo europeo de su actual gira, “Sir Elton John and his band”, que le permitió conmemorar el 40 aniversario del lanzamiento de su álbum más vendido, “Goodbye yellow brick road” (1973), importante foco de la velada, e inaugurar de paso la primera edición del Universal Music Festival. Este ciclo, que acogerá en la próxima semana los conciertos de Raphael, Juanes, Caetano Veloso y Gilberto Gil, entre otros, y aspira a llenar el Real de “espectáculos exclusivos a precios populares”, erró en al menos una de esas premisas, si no en las dos.

Con todo el aforo completo, según datos del promotor, los 1.700 asistentes fueron en realidad unos privilegiados que costearon casi 500 euros por los asientos más caros, codeándose con numerosos rostros famosos como los de la actriz Maribel Verdú, la empresaria Carmen Lomana, la mitad de la Casa de Alba y hasta la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.