Embajador de España afirma RD es un país confiable para negocios

22_09_2016 HOY_JUEVES_220916_ El País9 A

La República Dominicana es confiable para hacer buenos negocios, afirmó Jaime Lacadena, embajador de España, quien destacó que la inversión española es una de las que tiene más peso en el país.

El diplomático se refirió al tema en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, donde ofreció detalles sobre las relaciones comerciales entre ambos países.

“Para la embajada de España la República Dominicana es un país confiable, en el que se pueden hacer buenos negocios, y donde al empresario español le va muy bien”.

Lacadena resaltó que él siempre ha animado a los empresarios españoles a que inviertan en el país, y establecer vínculos con empresarios dominicanos “porque creo es más fácil que esas inversiones tengan éxito con un contraparte local que tiene más facilidad de enfrentar las dificultades que puedan surgir”, refirió.

Con relación a las inversiones de capital español dijo que el monto alcanza los US$3,500 millones, destinadas principalmente al sector turístico.

“En el plano de la inversión España tiene un gran peso, y la principal característica de la inversión española en República Dominicana es su diversidad. “Es cierto que en el sector turístico es el que tiene una proporción mayor, pues el 60% de la oferta hotelera de primera calidad procede de empresas españolas, y posiblemente el 75% de la inversión en el sector turístico tiene que ver con inversionistas españoles”.

Al diplomático se le preguntó si en América Latina existe otro país donde sean tan importantes las inversiones españolas en materia de comercio y medios de comunicación.

“Estoy seguro que no, y es algo que lo he repetido constantemente. Por supuesto que hay países en América Latina donde la colectividad española es más numerosa, como Argentina, Uruguay, Venezuela, México, Chile, pero la de República Dominicana es la más influyente”.

Balanza comercial. Pero la balanza comercial es desigual entre los dos países para perjuicio de República Dominicana.

De acuerdo con sus informes, España exporta hacia territorio dominicano US$400 millones, mientras solo importa US$100 millones al año.

Las principales exportaciones del país hacia España son de ron y equipos médicos quirúrgicos fabricados en zonas francas, aparte del banano, café y cacao.

Al referir que son modestas las cifras dominicanas con relación a las exportaciones hacia España, dijo que el intercambio comercial entre su país y América Latina es menor al que tiene la nación europea con su vecino Portugal.

Sin embargo, Lacadena destacó que hay un grueso importante de dinero que llega desde España, y es el que envían los dominicanos radicados allá. Esas remesas promedian US$700 millones al año.

Aunque el diplomático resaltó que a raíz de la crisis económica que afectó duramente a España se redujo el envío de remesas, en los últimos años se ha incrementado porque se está recuperando el empleo.

“Las remesas están aumentando de nuevo. Además hay que destacar que la colectividad dominicana es muy activa, representa uno de los grupos más dinámicos, son personas con gran ánimo, con gran interés de prosperar, mejorar, buscar trabajo y crear negocios”.

Se estima que en España hay alrededor de 200,000 inmigrantes dominicanos, dijo Lacadena al destacar que muy pocos volvieron a su país de origen tras la crisis económica española.

Dominicanos en España. Al embajador de España se le preguntó si se consideraba elevado el nivel de conflictividad de los dominicanos residentes en ese país, sobre todo entre los que residen en la ciudad de Madrid.

“Siempre aparecerán noticias en los medios de comunicación sobre uno que otro incidente, pero si algo se puede decir de los dominicanos es que no se les puede calificar de conflictivos ni violentos; al contrario, están perfectamente integrados.

“Cualquier cosa que pueda suceder ocurre en cualquier parte del mundo. Es cierto que en España hay bandas latinas, pero no me parece representativo en ningún caso de los dominicanos”, destacó Lacadena en el encuentro.