EMBAJADOR OMAR CORDOVA
Relaciones entre Cuba y RD han avanzado, pero falta más

http://hoy.com.do/image/article/185/460x390/0/AE64556C-B80F-4B5F-A963-5E0228064BC1.jpeg

POR LEONORA RAMÍREZ S.
Aunque el embajador de Cuba admite que las relaciones entre su país y la República Dominicana han avanzado bastante desde que se restablecieron en 1997, no está del todo satisfecho porque a su entender las dos naciones tienen por delante mucho potencial al que se le debe poner más de fuerza y voluntad.

Omar Córdova precisó, en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, que “los embajadores revolucionarios siempre aspiramos a más, pero son buenas y prometedoras las relaciones entre nuestros países, pero todavía hay muchas cosas que se pueden hacer para elevar mucho más el intercambio”.

Sin embargo, el diplomático resaltó los avances de las relaciones dominico-cubanas en el ámbito comercial, educativo y deportivo.

En tal sentido, expresó que el intercambio comercial entre los dos países alcanza un promedio de US$60 millones anuales, sin que exista un acuerdo bilateral en esa materia.

“Pero nosotros tenemos una propuesta de acuerdo comercial, y estamos esperando que la parte dominicana la firme cuando se considere en condiciones para eso, porque hasta ahora no la ha tenido.

 “Nosotros inicialmente lo que propusimos fue un acuerdo comercial bilateral, y surgió en el primer mandato de Leonel Fernández el interés de alcanzar un acuerdo de libre comercio, después con el cambio de gobierno eso se quedó un poco estancado, se estuvo negociando pero el acuerdo sigue siendo de listas positivas, y ahí nos encontramos hasta ahora”.

De acuerdo con las informaciones de Córdova, su país le compra a la República Dominicana lingotes de aluminio para la producción de ventanas de aluminio, fertilizantes, frutas y vegetales; mientras que sus exportaciones hacia esta nación son de tabaco en rama, pescado, y del área de servicios. Al resaltar que todavía quedan muchas posibilidades de expandir el comercio, dijo que en el renglón agrícola Cuba podría ser un comprador de habichuelas. En ese sentido destacó que, esa transacción no se ha logrado porque los precios no han sido competitivos, o porque el país está muy constreñido porque la prioridad de su comercio es Estados Unidos y entonces la cantidad del producto no es suficiente.

EDUCACION Y DEPORTES

La cooperación de Cuba hacia el país está ligada a la educación y los deportes, dijo Córdova a resaltar que en su país estudian 432 dominicanos, de los cuales 300 reciben docencia en la Escuela Latinoamericana de Medicina, y el resto está inscrito en carreras como ingeniería eléctrica, agrícola e hidráulica, matemáticas y educación física.

“De la Escuela Latinoamericana de Medicina se graduaron los primeros 94 estudiantes dominicanos, de los cuales más de 70 retornaron al país, y alrededor de 24 continuaron haciendo especialidades y están incorporados al sistema de salud de nuestro país.

“Pero además, este año se otorgaron 50 becas más para medicina, y 14  para la Escuela Latinoamérica de Deportes y Educación Física”.

En ese sentido manifestó que la colaboración en materia deportiva se ha notado en el incremento del medallero dominicano.

HISTORIA RELACIONES DOMINICO-CUBANAS

Córdova dijo que las relaciones dominico-cubanas han sido marcadas por etapas de tensión, congelamiento y contradicciones, desde los primeros años de la revolución cubana hasta la década de 1970.

El funcionario diplomático manifestó que se produjeron diferentes hechos que tuvieron su origen en Cuba y otros en República Dominicana, entre los que citó la expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, en 1959, que tenía el propósito de derrocar a Rafael Leonidas Trujillo, y que contó con el apoyo total de su país.

En ese período, dijo, desde el país también se produjeron acciones contra la revolución cubana, que eran dirigidas por el régimen de Trujillo. Sin embargo, destacó que la solidaridad cubana se volcó hacia la República Dominicana durante la revolución de abril de 1965, aunque los desencuentros siguieron hasta mediados de la década de 1970, durante el gobierno del ex presidente Joaquín Balaguer.

“Después de la expedición de Francisco Alberto Caamaño, en 1973, se produjo un descongelamiento en los vínculos, que fue facilitado por Balaguer con una política de tolerancia hacia determinados intercambios, sin que se llegara en ningún momento a la normalización de las relaciones diplomáticas que habían sido rotas en el año 1959.

“Se empezó con los intercambios deportivos, agrícolas, culturales, que fueron creando las condiciones para que las relaciones se fueran ampliando hasta determinado tipo de comercio”.

En ese contexto, expresó, se formó aquí el Comité de Amigos de Cuba, que tuvo un papel importante como mecanismo no oficial que contribuía con los intercambios dominico-cubanos.

Pero la intervención de Cuba en la guerra de Angola, que se inició en 1975, provocó el enfriamiento de las relaciones ante las presiones que ejercía Estados Unidos.

Córdova relató que esa situación no cambió durante los dos gobiernos del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), de 1978 a 1986, pese al interés de sectores importantes de ese partido y de su líder el extinto José Francisco Peña Gómez.

“Después se retomaron los vínculos en los gobiernos de Balaguer (1986-1994), y el profesor Juan Bosch jugó un papel muy importante, entonces se reinició  una nueva etapa hasta el momento en que de mutuo acuerdo se establece un representante no oficial, que manejara los intercambios entre los dos países.

“Finalmente en 1997 se hacen las relaciones consulares,  en el primer gobierno de Fernández, y ocho meses después se inician las relaciones diplomáticas entre los dos países, que son las que tenemos hoy”.