Emilio Lapayese – En sólo cien palabras

El viejo caudillo utilizaba esa frase terminando sus arengas. El presidente también la usa, recordando su inspirador y guía.

Aunque ya nada sorprenda en nuestros políticos, pudo extrañar que el candidato peledeísta también rindiese fervoroso homenaje recordando los “gloriosos” doce y diez años, gritando ¡a paso de vencedores!

Reeleccionistas y antirreeleccionistas compiten en su devoción balaguerista. Todos quieren imitar mañas y “pragmatismo”.

Quien presidía el país hace 40 años promueve ¡ahora! increíble frente antirreeleccionista. Emocionante.

Toditos terminan reburujados.

Obligándonos a elegir entre malo y peor.

Uno engañó y perjudicó más. A más gente.

Usted sabe bien.

Y lo que falta…