Emilio Lapayesse – En sólo cien palabras

El tan mentado TLC privilegia al sida.

Las patentes farmacéuticas ceden ante el sida pero no ante otras enfermedades.

Discriminación demencial.

Penalizan muchas terribles enfermedades, no menos “flagelos”.

Cardiopatías, diabetes, cáncer, lupus, enfermedades renales y hepáticas, quimioterapias y transplantes requieren también productos farmacéuticos ahora inasequibles por la maldita e inhumana propiedad intelectual industrial.

Ignoramos, como todos, la verdadera repercusión del TLC y del ALCA.

Nadie dice nada. Ni informan consecuencias previsibles.

En Argentina los obispos alertaron contra el ALCA.

Aquí, ni los políticos orientan. Ni la sociedad civil. Como que nadie sabe.

Podremos vender trigo(?)

¡Sagradas zonas francas y multinacionales!