Empeoramos, en lugar de “corregir lo que está mal”

Durante la pasada contienda electoral una consigna principal del PLD fue “corregir lo que está mal”. Partiendo del nudo gordiano de las políticas públicas, la fiscalidad de donde deben provenir recursos para atender exigencias nacionales y el endeudamiento originado por lo deficitaria que está siendo; estamos empeorando.

El Gobierno, vía Ministro de Economía, al subestimar amenazas del endeudamiento denunciado por opositores, argumentó que los déficits que lo originan vienen disminuyendo; recurriendo para demostrarlo a la comparación de cifras del año que transcurre, que no ha terminado, con el pasado.

Pero resulta que para un gobierno que va para el trienio deben analizarse años completos de ejecución presupuestaria (2014) y dentro de un período consecuente como sería un 2011-2014. Así concluimos que no solo no se ha corregido nada de lo mal que están las finanzas públicas sino que han empeorado; basándonos en datos publicados en http://www.bancentral.gov.do.

Durante 2011-2014 los gastos corrientes (burocracia, subsidios e intereses) se incrementaron al ritmo de 25 millones de pesos por hora/día laborable, creciendo un 14.2% más rápido que las recaudaciones. Las amortizaciones a la deuda pública se incrementaron RD$54 millones/día laborable, pasando de RD$28,000 millones anuales a RD$68,000 millones.

Sumados los gastos de capital, el resultado financiero deficitario 2014 terminó en RD$146,588 millones incrementándose en RD$67,000 los RD$79,000 millones de pesos observados en 2011. Comparando estos resultados con el PBI a precios corrientes de cada año concluimos que mientras en 2011 el financiamiento del resultado presupuestario/PBI equivalía 3.7%, en 2014 se elevaba a 5.2%. Es decir, un 38% peor.

Y como estamos peor en fiscalidad, nos hemos hecho más dependientes del endeudamiento. La deuda pública se incrementó a un ritmo de US$1.2/ hora/día laborable sumando US$ 7216 millones en los tres años, un incremento prácticamente igual a la totalidad de la deuda acumulada desde 1844 hasta 2007. En otras palabras, en 3 años nos endeudamos más que en 163 años precedentes de vida republicana.

Estamos peor en otras variables económicas, desempleo, precariedades en servicios, migración, inseguridad, etc.; que el espacio no nos permite detallar.

Pero no podemos dejar de señalar que hemos empeorado también en derechos y garantías fundamentales, civiles y políticos, cuya igualdad consagra nuestra Constitución (Título II, Capítulo I, sección I) obligando al Estado a “promover las condiciones…administrativas” (art.39.3) en circunstancia que el Jefe de ese Estado se auto-asignará (2015-2016) el 90% de la contribución estatal a partidos políticos, contrariando la disposición de “fiel inversión de… rentas nacionales” que manda el art. 128.2.e) de nuestra Constitución.

Empeoramos pues, en lugar de corregir estas cosas malas, no obstante ser fundamentales.