Empresariado objeta convocatoria
pero reconoce derecho a reclamos

El Consejo  de la Empresa Privada (CONEP) y la Asociación de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS) objetaron el llamado a  paro nacional de 24 horas convocado para mañana por el Foro Social Alternativo.

 Lisandro Macarrulla, presidente del Conep, dijo que respeta el  derecho de los actores sociales al reclamo de lo que creen justo, pero  reprobó que sea mediante  la huelga.

El foro, integrado por un amplio abanico de organizaciones y el apoyo de todos los partidos emergentes, reclama el cese de la corrupción, del uso de recursos públicos en actividades reeleccionistas y que la Suprema Corte declare inconstitucional el préstamo de la Sun Land autorizado por el presidente Leonel Fernández a Félix Bautista.

Al respecto, Macarrulla consideró que a la huelga  sólo se podría recurrir “cuando pudiesen estar en juego intereses vitales de la República o se hubiesen cerrado todas las posibilidades de diálogo y negociación, lo cual no es el caso”.

Exhortó a esos actores sociales  a recurrir a otros medios legales, no a acciones que, se adelantó, “puedan desembocar en daños a la propiedad pública o privada”.

La Asociación  de Comerciantes e Industriales de Santiago (ACIS) también objetó el paro, pero reconoció el derecho de la población a expresar sus aspiraciones por mejores condiciones de vida.

Luis Núñez, presidente de ACIS, dijo que si se quiebra  la paz social, perjudicará a toda la ciudadanía, y en particular a los  trabajadores y empresarios, “además será caldo de cultivo para  nuestros competidores internacionales aprovechar la oportunidad y ahuyentar inversiones bajo el fundamento de este   no es un destino seguro”.

Las claves

1.  No es la opción

Para el Conep a la huelga  sólo se podría recurrir cuando pudiesen estar en juego intereses vitales de la República o se hubiesen cerrado todas las posibilidades de diálogo y negociación.

2.  Podrá afectar inversión

La ACIS entiende que  cualquier quiebra de la paz social  será caldo de cultivo para que nuestros competidores internacionales aprovechen la oportunidad para ahuyentar inversiones  de la República Dominicana.