Empresario Rainieri llama hacer revolución social

camara americana1

El presidente de Grupo Puntacana, Frank Rainieri, llamó hoy a hacer la revolución social, luego de haber completado la capitalista, “para transformar “a nuestro país en una sociedad equilibrada y con un progreso que beneficie a todos. Solo así seremos, realmente, empresarios del siglo XXI”.

El empresario habló durante el almuerzo mensual de la Cámara Americana celebrado hoy en el Hotel El Embajador de Santo Domingo.

En su charla, titulada “La Cámara Americana, el turismo y el empresario del siglo XXI” estuvo centrada en los aportes que ha hecho el sector turístico a la República Dominicana en las dos últimas décadas, según sus palabras, por encima de lo que él mismo se atrevió a pronosticar hace 20 años en igual evento.

“Los aportes del turismo a la vida de los dominicanos lo han convertido en un factor imprescindible, ¡gracias a Dios!, porque el oro de las montañas se acaba, pero el sol, el mar, la naturaleza y nuestra cultura pueden ser para siempre, si los cuidamos”, apuntó Rainieri.

Al inicio de su presentación, Rainieri afirmó que si bien el escenario político del país ha cambiado y la economía tiene otro dinamismo, “para el empresariado, el reto es el mismo. Porque ayer como hoy, lo que tenemos que decidir es si nos quedamos en nuestros negocios y olvidamos el entorno social y político en que ellos existen, o si actuamos como entes comprometidos y proactivos para mejorar nuestra sociedad y su entorno”.

A juicio del empresario y emprendedor turístico, no hay elección. “Podemos decidir cómo hacerlo, porque no hacerlo, no es una opción. Y es así porque el progreso que necesitan nuestras empresas para crecer sólo es posible si asumimos nuestra responsabilidad como agentes de cambio social y medio ambiental”. Según su parecer, la República Dominicana sólo avanzará “al ritmo que necesitan nuestros negocios si nos comprometemos en el perfeccionamiento de nuestro sistema político para tener una democracia funcional.Ysi construimos una sociedad libre, plural e incluyente que distribuya equitativamente los beneficios del desarrollo”.

Frank Rainieri apuntó que se debe evitar la “tentadora trampa de renunciar a una visión de largo plazo y a la institucionalización del país para ir tras la ilusión que ofrecen los beneficios de corto plazo y las ventajas particulares. Estas no son oportunidades reales, pero sí de alto riesgo, en las que la libre empresa acaba degenerándose por los favores del poder político, degradándose las instituciones y corrompiéndose los procesos”. En ese ambiente, dijo que la inequidad y concentración de las riquezas y el poder alienta “riesgosos escenarios de inestabilidad social en los que el futuro de las empresas y de la sociedad es incierto”.

Antes de hablar de estadísticas que demuestran la importancia del turismo para la historia reciente de la República Dominicana, el principal responsable de Grupo Puntacana manifestó que el empresariado es un generador de riquezas, y debe ser un agente de cambio social y ambiental que, sin renunciar a los beneficios legítimos de sus negocios, “contribuye a mejorar las condiciones de vida de la sociedad. Debe impulsar el crecimiento institucional, ser proactivo en las organizaciones y estar atento al devenir político y al diseño y seguimiento de las políticas públicas”. A ello sumó la característica de “ser proactivo sin esperar que el Estado lo resuelva todo, pero al mismo tiempo, exigiéndole el cumplimiento de sus deberes y compromisos. En pocas palabras: ser empresarios del siglo XXI”.

Dos décadas

Después de mencionar datos estadísticos de nivel mundial sobre el desarrollo del turismo en los últimos veinte años, Rainieri llamó la atención sobre el hecho de que las organizaciones internacionales han comenzado a utilizar el turismo como una estrategia para mitigar la pobreza. “En nuestro propio país, vemos su interés en apoyar proyectos vinculados a las comunidades. Es hora de que el país vea estas experiencias y definitivamente articulemos al turismo con toda la estructura económica y social del país”.

A partir de entonces, inició una fase de su discurso en la refirió algunos datos registrados por el sector en las dos últimas décadas. “Permítanme recordar las proyecciones de crecimiento para el turismo dominicano que presenté en este foro en 1995. Dije que, considerando las expectativas del mercado mundial y el ritmo de crecimiento de las llegadas de turistas al Caribe y a nuestro país, para el año 2000 habríamos construido más de 10,000 habitaciones, elevando nuestra oferta a 40,000; que pasaríamos de 1.3 a dos millones de turistas; y que el ingreso por turismo aumentaría de 1,428 a 1,700 millones de dólares”.

Tras calificar el objetivo de retador, el ejecutivo turístico afirmó que, en aquella ocasión, se quedó corto. “Todas nuestras proyecciones fueron superadas. Al cerrar el año 2000, a nuestros aeropuertos llegaron 2.4 millones de turistas, un 20% más; se computaron más de 51,000 habitaciones, un 25% más; y recibimos 2,860 millones de dólares, un 68% más”.

A continuación, mencionó algunos datos que manifiestan el liderazgo de Punta Cana como zona de turística y afirmó que “el progreso de la industria turística mundial y local ha pulverizado el pesimismo de los analistas económicos y potenciales inversionistas, que hace dos décadas percibían al turismo como una actividad frágil e inconsistente y, por lo tanto, un sector muy riesgoso para las inversiones. Las oportunidades siguen ahí y los empresarios del siglo XXI sabrán aprovecharlas”.

Llegó entonces el momento de hablar de los aportes del turismo al país. “Para septiembre del 2014 el Banco Central reporta que el ingreso por “Hoteles, Bares y Restaurantes” fue de 7.6% del PIB, pero ese indicador es limitado y no recoge la participación de toda la industria. Si seguimos el método de Cuenta Satélite de Turismo, recomendado por el organismo de estadísticas de las Naciones Unidas, tenemos que el aporte directo e indirecto del turismo durante 2014 fue de 15.1%, según cifras preliminares del análisis anual de la Universidad de Oxford para el Consejo Mundial de Viajes y Turismo”. Para Rainieri, esa referencia confirma que la economía dominicana no puede sostener su actual nivel de dinamismo sin el estimulante aporte del turismo.

“La ley de incentivo turístico, tan cuestionada hoy en día, no ha sido apropiadamente analizada, porque en realidad es una ley de competitividad”. Refiriéndose al último estudio sobre la fiscalidad del turismo, realizado en 2012, dijo que los aportes directos, indirectos e inducidos por el sector turístico al fisco sumaron 45,228 millones de pesos, el 16% del total de las recaudaciones tributarias. “Ese año el Ministerio de Hacienda estimó los incentivos fiscales del Estado al turismo en unos 3,600 millones de pesos. Es decir, que por cada peso en incentivos, el turismo le produjo 12 pesos en ingresos al Estado, que recibió el 24% del consumo turístico y 235 dólares por cada turista que llegó al país. Un excelente negocio”.

Cuba: no dormirse en los laureles. El empresario turístico también incluyó a Cuba en su discurso motivado por la reciente apertura de relaciones entre dicho país y los Estados Unidos. “Los recursos naturales son similares, pero la eficiencia de la industria turística dominicana supera a la cubana. Somos líderes indiscutidos en el Caribe y superamos por más de un 30% a Cuba, que ocupa el segundo lugar. Pero no podemos dormirnos en nuestros laureles. Esa posición no es imbatible y tenemos que seguir superándonos para mantenerla”, afirmó.

Auguró desplazamientos masivos del turismo de Estados Unidos hacia la mayor de las Antillas, pero dijo no temerle a la competencia porque la industria en el país nació compitiendo, “primero, contra las trabas locales y, después, en todos los escenarios internacionales. No se llega a cinco millones de turistas y más de 68,000 habitaciones, por casualidad”.

A lo que sí dijo temer Rainieri fue al auto tiro en el pie del dominicano. “Primero, por no entender cómo hemos llegado hasta aquí y con plena conciencia de lo que hemos hecho bien, para mantenerlo y mejorarlo, y de lo que hemos hecho mal, para superarlo. Segundo, por creer que podemos manejar la industria turística “a la dominicana” y manipularla con los métodos de la vieja escuela, siempre inclinada a crear controles, reglas proteccionistas o impuestos irracionales, desconociendo que el turismo es una actividad global y se compite con el mundo, en un mercado internacional que tiene una dinámica fuera de nuestro control”.

A su juicio, para mantener en el tiempo el liderazgo turístico del país en la región hay que tomar acción en temas en los que Cuba nos supera, como por ejemplo la gestión del turismo como política de Estado, la educación y la estabilidad de las leyes, pero también en salubridad y seguridad. “El turismo y la insalubridad, la violencia y el crimen son excluyentes”.

A continuación, mencionó otros aspectos en los que trabajar para ser competitivos en el sector frente a Cuba y otros países. Entre otros temas, habló de enfrentar el desorden en el transporte, fortalecer el todo incluido con ingredientes culturales y de identidad local, e impulsar el ecoturismo y el turismo inmobiliario de segunda vivienda. “Necesitamos un pacto con la clase política para crear un nuevo compromiso, a escala municipal y nacional, que lleve a soluciones consensuadas y a la erradicación de la improvisación legislativa y a las normativas fuera de contexto. Y, sobre todo, tenemos que desarrollar una visión innovadora para mantener y reforzar nuestra posición en los mercados que tenemos, y para abrir nuevos nichos y mercados que nos permitan seguir creciendo”. Ahí hizo referencia especial al turismo de salud.

AMCHAMDR: comercio seguro y rayos X. Gustavo Tavares, 1er Vicepresidente de AMCHAMDR, fue el encargado de presentar al invitado en representación de Máximo Vidal, ausente en esta ocasión por motivos profesionales. En sus palabras, el empresario marítimo centró sus palabras en la importancia que tiene el comercio y todo lo que ello implica para el país y en el caso de los rayos X para la inspección en puertos.

Tavares dijo que, de la misma manera que la República Dominicana se ha convertido en centro turístico regional, con más conexiones a más mercados que nunca, “podemos convertirnos en centro logístico de la región y en punto neurálgico para el comercio en el continente. Hemos firmado acuerdos como el DRCAFTA e invertido en infraestructuras y promoción del país como destino de inversiones para el comercio. Pero no nos podemos conformar con ello”.

El directivo de la Cámara afirmó que la economía global es cada vez más compleja y que, a medida que los aranceles han ido bajando, las reglas del juego se han vuelto más importantes. “Y cuando los países se convierten progresivamente en interdependientes, con cadenas de suministro que se extienden a través de múltiples de ellos, se hacen más vulnerables, por ejemplo, a los productos ilícitos, las drogas y el contrabando. También a enfermedades, plagas y pestes que amenazan a la salud de nuestros ciudadanos y a las cadenas alimenticias. Esto significa que somos más dependientes que nunca de instituciones que puedan aplicar la ciencia, la tecnología y las mejores prácticas para mantener la cadena de suministros segura”.

En tal sentido, Tavares hizo un pedido a las autoridades para que redoblen los esfuerzos para fortalecer las instituciones que son fundamentales para la seguridad de la cadena de suministros, y a invertir no solo en ciencia y en tecnologías apropiadas para detectar mejor las amenazas, sino también en el personal clave para que cualquier otro esfuerzo sea exitoso y sostenido.

“También hacemos un llamado al gobierno de los Estados Unidos para que provea con la asistencia técnica necesaria para reforzar instituciones críticas, como Aduanas, Agricultura, Salud Pública y otras encargadas de interceptar, prohibir y erradicar productos ilícitos, personas o elementos patógenos en las fronteras y, de esta manera, mantener a los ciudadanos de ambos países más seguros, así como minimizar la probabilidad de daños económicos”, dijo el empresario.

Por último, antes de leer una breve biografía del orador invitado, se refirió brevemente a la resolución del Congreso que en 2003 aprobó el contrato entre el Estado y la empresa ICCSI para instalar y operar rayos X en los puertos del país. “Consideramos que es inconstitucional. De ahí el recurso que promovimos con otras organizaciones del sector privado y que está pendiente de fallo en el Tribunal competente”.

Tavares dijo que AMCHAMDR espera que en la decisión que emane de él prime el interés del país en apoyo a la Constitución y que no se favorezcan monopolios inconstitucionales creados para favorecer a particulares en detrimento general de los dominicanos. “Apoyamos el uso de la tecnología de rayos X en los puertos como parte de una estrategia integral para enfrentar los productos ilícitos, pero insistimos en que estas máquinas deben ser operadas por el Estado Dominicano, motivado por seguridad, y no estar en manos de una empresa fantasma enfocada en maximizar rentas”.