Empresarios y gobierno buscan consenso sobre reforma

http://hoy.com.do/image/article/53/460x390/0/863DFDA2-1655-47A9-98CF-E9761213D960.jpeg

POR SOILA PANIAGUA
Esta semana, la atención del sector empresarial estuvo enfocada en las reuniones que desarrollan representantes del equipo económico del gobierno, en busca de un consenso sobre la nueva reforma fiscal y tributaria, coincidiendo en que no debe penalizar a los sectores productivos, ni generar inflación.

Las reuniones las encabezó el secretario de Finanzas, Vicente Bengoa, quien escuchó las sugerencias de representantes del Consejo Nacional de la Empresa Privada, de la Asociación Nacional Empresarios, de la Asociación de Industrias de la República y de la Federación Dominicana de Comerciantes.

“Yo les decía a los empresarios que, en realidad, el término de reforma tributaria se ha deformado, cualquierizado y prostituido, porque cada vez que un gobierno desea recaudar somete leyes impositivas para aumentar impuestos y eso no es reforma, eso es un aumento de impuestos”, puntualizó Bengoa, tras  el encuentro que sostuvo ayer con el consejo directivo de la ANJE en su sede.

Las últimas de esas reuniones, las cuales podrían seguir en los próximos días, se llevó a cabo el pasado jueves con la Federación Dominicana de Comerciantes, donde Bengoa planteó la necesidad de no acelerar el proyecto de reforma y la posibilidad de aplazar el sometimiento de esa pieza hasta que concluyan las elecciones legislativas y municipales en mayo del 2006.

Esas declaraciones fueron cuestionadas por algunos sectores que estiman que las autoridades no deben sujetar la reforma impositiva a los problemas políticos.

En su reunión con representantes del CONEP, la presidenta de esa entidad, Elena Viyella de Paliza, mantuvo la posición de que la nueva reforma no debe penalizar con más impuestos a los sectores productivos.

Luego la Asociación Nacional de Jóvenes Empresarios (ANJE), encabezada por su presidente, Richard Lueje, apoyó la disposición de diálogo y búsqueda de consenso mostrada por el gobierno a través de la Secretaría de Finanzas, con relación a la estructuración de una reforma fiscal.

“Reestructurar el sistema tributario mediante consenso es una señal positiva para el país”, dijo ANJE, entidad que apoyó que todas las organizaciones empresariales, la sociedad civil, el Congreso y  las fuerzas políticas de la nación, se sumen a la búsqueda de concertación a ese respecto.

Sin embargo, cuestionó que desde esferas oficiales se pretenda condicionar la reforma fiscal a asuntos meramente de interés político.

La ANJE se expresó en esos términos, en alusión a declaraciones oficiales en el sentido de que el gobierno podría pedir al Fondo Monetario Internacional (FMI) aplazar por tres meses la presentación al Congreso Nacional de la reforma fiscal.

El presidente de ANJE, Richard Lueje, consideró perjudicial para el país que “la pertinencia política se imponga sobre un tema de tanta urgencia como una reforma fiscal profunda y equilibrada, que elimine las distorsiones en el aparato impositivo y permita al país ser competitivo frente a los esquemas de libre comercio en los que se ha involucrado”.

Mientras que la Asociación de Industrias de República, en una reunión en su sede con el secretario de Finanzas, planteó la necesidad de modificar la actual estructura impositiva y reiteró la necesidad de que se evite cargar con más impuestos a la producción de bienes.

En tanto que Bengoa dijo que se busca someter un proyecto que modifique la estructura impositiva actual, para hacer a los sectores productivos más competitivos en un mundo globalizado.

Entre las penalizaciones, que según Yandra Portela, presidenta de la AIRD, afectan al sector que representa, están los impuestos de 32% sobre maquinarias y equipos por ITBIS y comisión cambiaria.

Los comerciantes, representados en la reunión con el secretario de Finanzas, por Iván García, presidente de la FDC, plantearon la importancia de que la nueva reforma fiscal no penalice a los consumidores.

Dijo que en los próximo días esa entidad presentará a las autoridades un informe con los puntos que podría afectar el comercio y al consumidor y una serie de sugerencias.