Empresas familiares muestran más probabilidades de sobrevivir en crisis

proboblailidades

SANTIAGO. A pesar de que por su naturaleza las empresas familiares tienen riesgos y virtudes que le son propias, el proyecto de Implementación de Órganos de Gobierno y Protocolo de Familia en Pymes Dominicanas de la Región Norte arrojo que las empresas familiares muestran mayores probabilidades de sobrevivir ante la crisis, debido, en en todos los casos, a que su fundador suele imprimirle un conjunto de valores que la distinguen de las demás.

El plan permitió además implementar la profesionalización de 113 empresas, la mayor parte de la Región Norte y que estas pudieran afrontar el tema de la sucesión de un modo planificado y oportuno.

Lina García, presidenta de la Asociación de Industriales de la Región Norte (AIREN), en el marco del acto de lanzamiento de el Centro de Desarrollo de Empresas Familiares (CDEF) y la presentación de resultados del proyecto “Implantación de Órganos de Gobierno y Protocolo de Familia en Pymes Dominicanas de la Región Norte”, expuso que las empresas familiares requieren, para continuar siendo tales, la incorporación de la familia –especialmente descendientes- como continuadores del esfuerzo original de los fundadores.

“Es en ese proceso donde muchas no toman el camino de la continuidad, sino que venden o simplemente cierran o quiebran, dejando de existir en el tránsito de una generación a otra. Es el problema de la sucesión”, dijo.

Se refirió también a que otro tema tan importante como este es la necesidad de que dichas empresas alcancen niveles de profesionalización que haga posible que las generaciones futuras se sientan a gusto trabajando en ellas, con el mínimo de conflicto y con el máximo de rendimiento.

La empresaria dijo que el proceso de estudio fue enriquecedor porque generó una participación entusiasta de más de 113 familias empresarias, superando el objetivo original de 100 empresas, y sentó a generaciones diferentes en la mesa del diálogo, permitió trabajar intensamente elementos organizativos al interior de cada una de las empresas, facultó a fundadores y sucesores en el manejo de los órganos de gobierno y generó una corriente de optimismo entre las generaciones sucesoras en cuanto a la sostenibilidad de las empresas, el sentido de pertenencia y de compromiso.

De igual forma Juan Ventura, tesorero de la AIREN, indicó que el CDEF busca preservar las empresas familiares como un bien económico y social, capaz de generar riquezas en la sociedad dominicana, de incrementar el nivel de empleo formal, aportar al fisco, de generar éxitos en las familias empresarias que es lo mismo que rentabilidad y armonía familiar.

De su lado, la especialista líder de FOMIN-BIB Mariana Wettstein, argumento que las empresas familiares constituyen del 80 al 90 % de todos los negocios, generando el 75 % del producto interno Bruto en casi todos los países y empleando el 85 % o más de la fuerza laboral.

“Sin embargo, el 70 % muere en una segunda generación y solo el 15 % llega a la tercera. Esta taza de mortalidad se debe principalmente a la falta de planificación de la sucesión, la falta de profesionalización y el alto nivel de conflictos a nivel de la familia”, sostuvo.

Los resultados de este proyecto, “Implantación de Órganos de Gobierno y Protocolo de Familia en Pymes Dominicanas de la Región Norte, que han venido desarrollando desde el año 2010, y el lanzamiento de manera oficial el Centro de Desarrollo de Empresas Familiares (CDEF), se presentaron en uno de los salones del Edificio Empresarial.