En 120 días agricultores deben abandonar Parque Valle Nuevo

30_09_2016 HOY_VIERNES_300916_ El País3 A

El Ministerio de Medio Ambiente otorgó un plazo de 120 días a los productores que cultivan y crían ganado en el Parque Nacional Juan Bautista Rancier (Valle Nuevo), ubicado en Constanza, para que abandonen sus prácticas y desmantelen las infraestructuras y equipos relacionados con los cultivos agrícolas y la pecuaria.

A partir de ayer quedan prohibidas las actividades agrícolas y ganaderas dentro del área protegida, así como el ingreso a esta de semillas, fertilizantes, agroquímicos, insumos y herramientas de labranza agrícola.

Asimismo, se establece que todas las infraestructuras y redes de distribución de agua dentro del parque quedan bajo control del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

También se aprobó que las antenas de comunicación dentro del parque deberán someterse al cumplimiento de las normas de residuos oleosos, sólidos, aguas servidas y al pago por uso de espacio.

Además, se evaluarán las antenas existentes y se definirán el número necesario de torres y las sobrantes serán desmanteladas.

En cuanto a las cabañas existentes dentro del parque, estas deberán someterse a un contrato de concesión de uso de suelo.

Otra medida es establecer un control efectivo del camino principal de la carretera Constanza-San José de Ocoa y el bloqueo de vía secundarias para impedir el acceso en vehículos de motas a zonas de manejo restringido.

Estas medidas están contenidas en la resolución 14-2016 dada a conocer ayer en un acto encabezado por el ministro de Medio Ambiente, Franscico Dóminguez Brito, junto a los representantes del Consejo de Cogestión de Valle Nuevo, el cual elaboró un diagnóstico de las afectaciones en el área protegida y sugirió acciones para el control, las cuales recoge la resolución.

No prórroga. El ministro dijo que las drásticas medidas son innegociables, no habrá prórroga y al término del plazo, serán desmanteladas las actividades agrícolas y ganaderas. Tampoco habrá compensación a los productores desplazados, ya que es un área protegida.

Llamó a la compresión para no usar la fuerza y recuperar ese espacio vital para la subsistencia pues allí se produce gran parte del agua de toda la nación y no se puede permitir que un pequeño grupo de productores atenten contra 10 millones de habitantes.

Dijo que implementarán medidas similares en otros parques.