EN BANÍ
Isaac dejó mucha agua, crecida de varios arroyos y un río, comunidades incomunicadas y árboles en carreteras 

BANÍ. Fuertes precipitaciones de agua, aumento del caudal del rio Bani, del arroyo Guásuma o Cañada del 30 de Mayo, del arroyo de Guera y otras corrientes acuíferas,  el derribo por los vientos de arboles en carreteras y varias comunidades incomunicadas de la provincia, son hasta hoy, algunos de los efectos que, en su paso por el territorio del Valle de Baní, ha dejado la tormenta Isaac.

De acuerdo a un informe ofrecido por Miguel Bello, director de la Defensa Civil,  desde la tarde de ayer, el rio Baní aumentó su caudal pero que no significa graves peligros para los residentes en los barrios que colindan con su ribera como son Villa Majega, La Paja, Riviera del Sur,  La Javilla, Santa Rosa y otras zonas.

Informó que están  incomunicadas las comunidades de Villa Guera, La Montería, La Gina y El Recodo con el resto de la población urbana de Bani, debido a que tanto el arroyo Guera como el rio Bani han bloqueado el paso de vehículos y personas hacia esas  comunidades, situación que puede normalizarse cuando baje el caudal de agua.

Destacó que debido a los trabajos, aun sin terminar, del muro de contención del río Baní, el cauce ha sido ampliado por lo que sus aguas pueden desplazarse con mas amplitud y evitar penetrar a áreas pobladas.

Dijo que en la cañada del barrio 30 de Mayo, algunas familias han tenido que ser reubicadas en casas de vecinos, indicando que todo eso se debe a que la gente ha construido sus viviendas por donde pasan sus aguas.

Dijo que hasta el momento, varios árboles fueron derribados por los vientos en la carretera Sánchez, tramo Bani-Cruce de Ocoa, avenida Fabio F. Herrera, playa Los Almendros; en las comunidades  de Boca Canasta, Villa Sombrero, camino a Salinas y algunos barrios de Baní, por lo que brigadas del Centro de Operaciones de Emergencia (COE) procedieron a retirarlos de dichas vías para facilitar la libre circulación de vehículos.

En tanto que, todavía las autoridades del área agropecuaria del Gobierno de  la provincia no han evaluado los efectos  de las  lluvias sobre los sembradíos que los agricultores tienen en sus propiedades.

En comunidades como Paya, Boca Canasta, Villa Sombrero,  Matanzas, Quija Quieta, Los Tumbaos, Salinas, Calderas,  Sabana Buey, Villa Fundación y otras de la zona costera, al igual que los residentes de los barrios de Baní, permanecen en sus  hogares a la espera  del paso de los efectos de Isaac.

Gran parte de las actividades comerciales están semiparalizadas, al igual que las oficinas privadas de servicios.

Hasta el momento no se ha reportado que a los centros de refugios hayan sido llevados familias que viven en zonas vulnerables de Baní y otras comunidades.