En defensa del consumidor

El Gobierno  ha decidido que una comisión multisectorial intervenga en el mercado para frenar la especulación y la competencia desleal. El propósito anunciado  por el secretario de Hacienda, licenciado Vicente Bengoa,  es identificar, denunciar y perseguir a los comerciantes que abusan del consumidor, inflando más allá de lo razonable y justo los precios de artículos de consumo masivo.

Ya hay un equipo humano especializado en hacer cumplir la ley 358-05, de Defensa de los Derechos del Consumidor y la 42-08, de Defensa a la Competencia. Se ha dado seguimiento a productos sensibles para verificar en cuál tramo de la ruta hacia el consumidor son inflados  los precios. También se reforzarán los programas de asistencia social.

 Siempre se ha creído que ponerle freno a la especulación es competencia exclusiva del Gobierno. Esta es una creencia errada. Los consumidores tienen también el deber de defenderse, boicoteando aquellos productos cuyos precios sean abusivos y denunciando ante las autoridades, con pelos y señales, los establecimientos comerciales que cometan abusos. Los productores también deben ayudar a darle seguimiento a los productos para establecer en qué tramo de la intermediación son inflados los precios. Los consumidores deben respaldar esta iniciativa del Gobierno  y comprometerlo a  hacer respetar sin miramientos las reglas de juego.

 

Desprotección en la zona rural

Las quejas sobre desprotección de los productores agropecuarios en la zona rural abundan. El principal motivo obedece a la benignidad de las autoridades judiciales para con ladrones y abigeos que habiendo sido atrapados en flagrante delito, obtienen la libertad con extrema facilidad. Quejas en este sentido provienen de comunidades de La Vega,  Monte Plata, Río San Juan y poblaciones de la frontera.

Los ladrones se apoderan de todo, desde productos agrícolas hasta bombas de regadío y ganado. En  Guerra, Bayaguana, Monte Plata y San Luis se roban las reses, las descuartizan, se llevan parte de la carne y abandonan el resto. Cuando se ha logrado capturar con las manos en la masa a autores de estos hechos, obtienen la libertad de manera pasmosa. Definitivamente, hay desprotección en perjuicio de los productores en comunidades rurales, y mucha benignidad para con los delincuentes sorprendidos en el acto.